Fanfic Monster Musume no Uzumaki - Capítulo 3 [Naruto: The Last x Monster Musume no Iru Nichijō] [+18]

¡¡Wassup gente!! Ha pasado mucho tiempo, pero me alegro de Foros DZ este de regreso... siendo sincero, me entere por parte de unos amigos que la pagina regreso el año pasado. Como sea, la verdad es que estoy contento de regresar ya que los últimos ocho años han pasado cosas que me mantuvieron ocupado, mucho estrés por mi trabajo y depresión por el fallecimiento de dos grandes amigos.

La cosa es que ya lo superé y me encuentro motivado para continuar mis historias, y es por eso que volveré a subir este crossover que fue elaborado porque BloodEdge me desafío. Esto seria todo lo que tengo que decirles así que disfruten de la historia, si les gusto dejen un comentario o un “me gusta”.

“Blah blah blah” (Personajes hablando)
‘Blah blah blah’ (Personajes pensando)

(N/A: Esta historia transcurre meses desde que finalizo la Cuarta Guerra Mundial Shinobi y todos los personajes tendrán la apariencia de Naruto: The Last)

-Oficina del Hokage Kakashi Hatake 20:11 PM-​

“Rokudaime Hokage-sama, le vengo a entregar en persona mi carta de renuncia como ninja de Konoha” -declaro Naruto Uzumaki usando un cabestrillo en su brazo derecha al instante que tiraba un sobre con dicho contenido al escritor de quien una vez considero como su sensei-.

“Escúchame Naruto, no tienes que hacer esto. Comprendo que esto es complicado para ti, apenas estamos recuperando de los daños y las pérdidas de nuestros camaradas por la guerra. Te necesitamos, eres el héroe que trajo la paz…” -de pronto el Hokage fue interrumpido-.

“¡No me interesa esto de ser el héroe, solo estas inventando una excusa para retenerme!” -exclamo furioso el Uzumaki- “debo recordarte que tu querido alumno y tu maldito Jutsu le hicieron a mi brazo. Debido a esto…” -se sujetó su brazo lastimado- “mi carrera y mis sueños de ser Hokage se esfumaron en el momento que defendiste a Sasuke de ser enviado a prisión, lo que le costó a esta aldea en ser repudiada y expulsada de la Alianza Shinobi. Así que no vengas a decirme que me necesitan porque todo eso es mentira.”

Lo que paso momentos después que la guerra finalizara, Sasuke desafío al Uzumaki a un último combate para declarar quien es el más fuerte, la cual el rubio lo acepto sabiendo que esto pasaría. Toda la alianza fue testigo de la más grande batalla entre el Uzumaki y el Uchiha que comparaba a las que sostuvieron en el pasado Hashirama Senju y Madara Uchiha.

El combate termino a favor de Naruto que uso todo su repertorio de técnicas mientras que Sasuke agoto casi todos su Chakra por confiar demasiado en sus ojos, todo el mundo celebro la victoria del Uzumaki hasta que el Uchiha en un acto bajo y cobardía, ataco por la espalda con el Chidori Eisō (Lanza del Millar de Pájaros) hiriéndolo gravemente el brazo derecho. Los Gokage (Cinco Sombras) actuaron de inmediato protegiendo a Naruto, Tsunade se encargó de detener la hemorragia en la herida mientras que Mei, A, Gaara y Ōnoki detuvieron a Sasuke, lo capturaron y sellaron su Chakra para que no vuelva a cometer de las suyas.

Tsunade y varios médicos de la Alianza se encargaron de tratar el brazo de Naruto que casi pudo costarle una amputación por el daño que recibió. Por extrañas razones las heridas del rubio parecían no curarse como de costumbre, como si el Chakra del Kyūbi no podía curar sus lesiones como siempre lo hacía. Luego de darlo de alta y de muchas pruebas de su condición, Tsunade descubrió que el ataque de Sasuke destruyo parte de la red de Chakra en brazo y hombro derecho.

Pero eso no era lo peor, debido al daño que sufrió parte de su red de Chakra… Tsunade le informo que jamás volvería a ser ninja. Al principio el Uzumaki no podía creerlo, le pregunto a la rubia que considera como su madre que, si había algún método de tratar con su problema, pero ella misma le dijo que no podía. Tsunade sabía que reparar la red de Chakra de un ninja era algo imposible, y si existiera método o tratamiento en el mundo, la posibilidad de restaurar o reparar era menos del 10%.

Ese día… la vida del héroe de la Cuarta Guerra Mundial cambio drásticamente, su carrera como Shinobi murió junto con sus sueños de ser Hokage.

“Te lo vuelvo a repetir Hokage, aquí está mi renuncia y fin de la historia” -remarco el Uzumaki que no quería escuchar lo que Kakashi le diga para retenerlo en la aldea-.

“Puedo hacer que las cosas se soluciones sin la necesidad de que renuncies” -persuadió el Rokudaime- “si lo deseas enviare a Sasuke a prisión para que pague sus crímenes. Puedo darte un puesto en el consejo para que cambies todo por el bien de Konoha, o mejor aún, te ofrezco lo que tú desee a cambio de…” -no pudo continuar porque el Uzumaki vuelve a interrumpirlo-.

“Me importa 37 hectáreas de salchichas lo que me vengas a ofrecer porque no pienso cambiar de parecer. Dejaste en claro que te preocupas más por Sasuke mientras que los demás solo se acuerdan de mi cuando tengo que salvarles el pellejo” -decía Naruto apretando con fuerza su puño izquierdo- “ahora respóndeme, ¿Qué hizo el Teme para que lo defiendas tanto? Deserto, se unió a Orochimaru por su tonta venganza para después unirse a Akatsuki, capturar a Killer Bee , atacar a los demás Kages de la alianza. Oh, tampoco debo olvidarme sobre la verdad de la masacre de su clan llevándolo a la decisión de destruir Konoha y las demás aldeas. Después de oír esto, ¿vas a seguir defendiéndolo?” -Kakashi no supo que decir, todo lo que le dijeron en su cara era cierto. Sasuke cometido muchos errores que no pueden ser perdonados- “si no tiene nada más que decirme, pues me retiro” -se dio media vuelta para retirarse de la oficina-.

“¡No permitiré que te marches de la aldea!” -ordeno Kakashi levantado de su silla- “el que seas reconocido como héroe para las demás naciones no te da el derecho de abandonar tu hogar como si nada. Recuerda que soy el Hokage y puedo orde…” -antes que pueda completar la frase, Naruto saco de su chaqueta nueve sobres que los tiro al escritorio. El Hokage observo las cartas que tenían sellos de Suna, Iwa, Kiri, y Kumo. Incluso algunas tenían los sellos de los Daimyōs de los países aliados- “¿Qué es todo esto?” -pregunto viendo las cartas-.

“Mi boleto de salida” -respondió Naruto con una pequeña sonrisa- “tenía la sospecha que usarías tu poder como Hokage para retenerme, es por eso que prepare esto” -decía señalando las cartas- “Gaara, los demás Kages y los Daimyōs saben de mi condición por los informes que fueron enviados mientras estaba recuperándome. No hace falta decir quien les entrego dicha información” -aquella información que recibieron los Kages y Daimyōs fue gracias a Tsunade, solo el Hokage fue el único que no sabía- “ellos saben de mi situación junto con mi renuncia, cada uno me envió una gran suma de dinero con la cual puedo vivir cómodamente y sin problema. También hay un mensaje para ti… uno donde dan mi consentimiento de dejar la aldea cuando lo desee, y si intentas retenerme por más tiempo… solo te diré que las consecuencias que sufrirá Konoha serán muy graves.”

La situación para el Rokudaime Hokage no era nada favorable ni menos para la aldea. No esperaba que su viejo alumno estuviera preparado para algo como esto… ahora se encontraba entre la espada y la pared si seguía presionándolo en quedarse. De pronto tuvo una idea que podía servir para que el rubio cambiara de parecer.

“¿Y qué va a pasar con Hinata?” -pregunto Kakashi al momento que Naruto arqueaba una ceja. Sabía perfectamente que su alumno tenía una relación con la heredera Hyūga- “¿no has pensado en el daño que le harás si se entera que te iras? Le vas a romper el corazón.”

“Cierto… me olvide por completo de ella” -dijo el rubio meditando las cosas, en ese momento Kakashi pensó que había logrado que el rubio cambiara de parecer- “siendo honesto… no me importa para nada lo que le pase a esa puta.”

“¡¡Como puedes hablar de esa forma de Hinata!! ¡¡Ella siempre se preocupó por ti y la insultas de esa forma!!” -estallo el Rokudaime golpeando con su puño cerrado el escritorio-.

“Ella dejo de ser mi novia cuando descubrí que me está poniendo los cuernos con Kiba” -respondió el Uzumaki de forma tajante retirándose de la oficina sin decir nada más, dejando a Kakashi sin palabras de lo que paso entre el Uzumaki y la heredera Hyūga-.

‘¿Hinata lo engañaba? Esto no puede ser cierto…’ -fueron sus pensamientos viendo como la puerta se cerrará frente a sus ojos-.

-Dos años después-​

Era una mañana un poco calurosa en Konoha, muchos aldeanos y ninjas se levantaron para empezar con sus labores del día ahora que la paz reinaba en los países ninjas. En estos dos años Konoha pudo recuperarse por completo de la invasión de Akatsuki y las pérdidas de muchos ninjas que murieron en la guerra. Ahora la aldea lucia más grande, más moderna y con el rostro del Rokudaime tallado en el Monumento de los Hokage. Pero a pesar de todo lo bueno, la aldea paso por muchos problemas con la renuncia de Naruto Uzumaki, por suerte Kakashi logro nuevas alianza con países pequeños al perder los países importantes como el País de las Olas, primavera, demonios, la cascada, vegetales, la luna, etc. Con las nuevas alianzas, la nueva Konoha fue reconstruida en 8 meses… pero las cosas no volvieron a ser como antes.

Durante dos años, Kakashi hizo lo que pudo para convencer a la Alianza Shinobi que los aceptaran una vez más, pero como respuesta solo recibió el rechazo de los Yonkage (Cuatro Sombras) con mensajes cortos pero directos; “La enemistad entre nuestras aldeas jamás cambiara por perdonar los crímenes que cometió ese Uchiha.” Fue el mensaje escrito por parte del Sandaime Tsuchikage. “Traicionaron a mi mejor amigo. Ni crean que los perdonare fácilmente” les escribió un molesto Godaime Kazekage. “¿En verdad piensan que volveremos a confiar en su aldea? Pues sigan soñando” Sentencio la Godaime Mizukage. “¡No se atrevan a poner un pie en mi país, o les declararemos la guerra!” Fue la amenaza de parte del Yondaime Raikage.

A pesar de rechazo de las otras aldeas y países, Konoha logro seguir adelante sin problemas. Kakashi decidió que era hora de enmendar sus errores, una semana después de la partida de Naruto, el Hokage admitió que fue un gran error en perdonar a Sasuke a pesar de su ayuda en la guerra. Con la ayuda de Tsunade y un grupo especial de Anbus, capturaron al Uchiha que se encontraba entrenando para luego enviarlo a una prisión de máxima seguridad donde pasaría el resto de su viendo vigilado las 24 horas con su Chakra sellado por completo. Para asegurarse que no hubiera algún intento de escape de su parte o de alguien en el exterior, se le puso un chaleco con sellos explosivos que explotaran apenas pone un pie fuera de su celda o intenten quitarle el chaleco.

Una vez resuelto el mayor problema, el Rokudaime quería respuesta directa de Hinata y del por qué ella estuvo engañando cuando ambos se amaban. Ese mismo día la heredera Hyūga fue citada para conversar seriamente del tema. Hinata mostro por primera vez una expresión de odio en su rostro y cruzándose de brazos respondió que no quería saber nada de ese maldito que solo la utilizo para darle celos a Sakura. Es por eso que termino su relación gracias a la advertencia que le dio su reciente novio Kiba. Kakashi comprendido que paso entre su ex-alumno y la Hyūga, llamo a tres Anbus y les ordeno que traigan al Inuzuka… y si se negaba, tenían autorización de usar la fuerza para traerlo. Bastaron cerca de cinco minutos que los Anbus regresen con Kiba que forcejeaba para liberarse, Kakashi no perdió tiempo fue directo y sujeto del cuello de su ropa y exigió saber el por qué dijo esas mentiras de que Naruto utilizo a Hinata para darle celos a Sakura cuando el mismo corto los lazos que tenía con la mencionada. Hinata no entendía por qué el Rokudaime dijo tal cosa cuando su actual novio quería protegerla, pero se llevó una gran sorpresa cuando noto la expresión de miedo de Kiba que apenas podía decir una palabra, y la cosa empeoro cuando el Hokage lo obligo a decir la verdad o que acabaría con su vida en este instante. La heredera Hyūga le rogo al Hokage que por favor liberara a su novio, pero fue ignorada por completo, Kakashi aumento la presión al decirle a Kiba que solo tiene cinco segundos para que diga la verdad o lo matara, con esas palabras bastaron para que el mencionado entre en pánico y confesara todo.

Kiba revelo que Naruto jamás engaño a Hinata, que todo fue un plan para que ella termine con el Uzumaki y que caiga a sus brazos… hasta confeso que siempre le tuvo envidia desde hace mucho tiempo. De cómo el trajo a Tsunade para que sea la Godaime Hokage, ser alumno de Jiraiya, salvar al Kazekage, derrotar a Akatsuki, ganarse la confianza y respeto de los aldeanos… y del amor de Hyūga. Cabe decir cuando Hinata escucho todo lo que su novio confeso, su corazón se quebró en miles de pedazos… no lo podía creer… ¡su Kiba la engaño redondamente y ni siquiera se dio cuenta! ¡Y lo peor de todo, es que lastimo a su Naruto-kun cuando este intento explicarle que no era cierto de que estaba saliendo con Sakura! El dolor que sentía en este momento era tan grande que no soporto ver a su ahora ex-novio, se retiró de la oficina ignorando los llamados de Kiba. Por otro lado, el Hokage sintió mucha pena por la heredera Hyūga de lo que debe estar pasando, observo al Inuzuka cabizbajo y declaro que pasara los próximos cinco años en prisión y medite los errores que ha cometido.

Las cosas en Konoha continuaron de forma tranquilas, los amigos del Uzumaki que siguieron con sus vidas nunca dejaron de preguntarse su él se encontraba a salvo por su condición de no usar su Chakra. Entre ellos los que más se preocupaban son Hinata y sorpresivamente Sakura. La heredera del Clan Hyūga solo realizaba misiones que sean fuera del país para obtener pistas sobre el paradero actual de su amado rubio, pasaba semanas o hasta meses fuera de la aldea volviendo con las manos vacías. Ella no era la única que sufrió con la partida del Uzumaki, Sakura Haruno se lamentó aquel día que discutió con él por reclamarle que fue su culpa de que Sasuke fuera detenido por órdenes de los Kages, que tampoco tenía la culpa de lo que hizo por culpa del Sello Maldito. Naruto no soporto más y la callo con una bofetada que la tumbo al suelo, de paso le dijo que su “amado” Uchiha nunca estuvo bajo el control del sello pues ya no lo tenía, cosa que Tsunade lo confirmo antes de detener a Sasuke. Sakura no supo cómo responder o decir con lo que le dijeron, pero se sintió como una estúpida por las cosas que le dijo al rubio, pero este solo le dejo en claro que para ella estaba muerta al igual que los lazos que compartieron.

A pesar de todo lo que paso, todo el mundo continuo su vida. Entre ellos la heredera Hyūga a sus 19 años se encontraba en su rutina matutina de ejercicios antes de parte a sus misiones de largo plazo. Al finalizar su rutina de ejercicios, la peliazul se dispuso a preparar sus cosas para marcharse si antes toparse con su hermana menor Hanabi Hyūga.

“De nuevo vas a salir a hacer esas misiones, ¿verdad hermana?” -pregunto Hanabi a su hermana que no decía ni una palabra- “será mejor que te des por vencida. Han pasado 2 años desde que se fue, ni siquiera el resto de los países han podido encontrarlo… es como si hubiese sido tragado por la tierra.”

“No puedo rendirme Hanabi, por mi culpa que el hombre que amo se marchara, quiero enmendar mi error encontrándolo y pedir que regrese para que todo vuelva a hacer como antes” -respondió Hinata causando que Hanabi suelte un leve suspiro- “Naruto-kun jamás se ha rendido, entonces yo no me rendiré. No me importa si llegan a pasar 10 años, seguiré buscándolo hasta obtener su perdón.”

“¡Pero hermana, esto solo te está lastimando! ¡lo que paso entre ustedes es algo que jamás se arreglara! ¡lo mejor es que continúes con tu vida!” -decía la Hyūga menor tratando de convencer a su hermana que desista de una vez por todas-.

“No me importa, estoy decidida en continuar pase lo que pase” -declaro Hinata que no cambiara de parecer. Una vez que termino de preparar sus cosas para la misión, se acercó para despedirse de su hermana- “cuídate Hanabi, dile a nuestro padre que regresare dentro de 2 o 3 semanas” -dicho eso retiro del lugar dejando a Hanabi detrás-.

“¡Espera hermana!” -exclamo la joven que corrió a alcanzar a Hinata hasta la entrada principal de la mansión de los Hyūgas. Al llegar a la entrada, varios papeles que caían del cielo llamaron la atención suya como la de su hermana mayor- “que es esto…” -se preguntó al momento de atrapar uno de los papeles-.

“Y esto, ¿qué es?” -decía Hinata que también atrapo uno de los papeles que seguían cayendo-.

No solo en la mansión Hyūga, sino en toda la aldea caigan dichos papeles que llamo la atención de todo el mundo. Kakashi vio eso desde su oficina y atrapo un papel que paso cerca de la ventana. Todo el mundo vio ese papel que se trata de un volante que estaba promocionando algo.

¡¡POR PRIMERA VEZ EN LOS PAISES NINJAS!!

¡¡SERA EL GRAN ESTRENO DEL PROGRAMA NÚMERO UNO EN TODO EL EXTRANJERO!!

“MONSTER MUSUME NO UZUMAKI”

¡¡¡ESTE VIERNES A LAS 22:00 HRS EN EL CANAL 22, NO SE LO PIERDA!!!

Cuando todo el mundo leyó el volante que promocionaba un nuevo programa que tenía como título el nombre de Naruto Uzumaki, muchos se sorprendieron que el Uzumaki diera señale, pero nunca pensaron que se dedicaría a ser una estrella de televisión. Hinata y Hanabi leyeron los volantes que atraparon y se llevaron tremenda sorpresa con la noticia.

“¡No puede ser, es Naruto-kun!” -Hinata fue la primera en reaccionar ante la noticia- “¡Naruto-kun…Naruto-kun va a aparecer esta noche en la televisión!” -decía con una gran sonrisa que no mostraba desde que el mencionado se marchó de la aldea-.

“¿Monster Musume no Uzumaki? Que nombre más raro para un programa de televisión” -comento Hanabi leyendo el volante- pero me parece extraño que Naruto-san se dedique a ser este tipo de cosas” -se preguntaba al instante que Hinata se retira a toda prisa- “¡hermana, ¿a dónde vas?!”

“¡¡Tengo hablar con Hokage-sama para que cancele mi misión!! ¡¡No pienso perderme el programa de Naruto-kun!!” -respondió la heredera Hyūga corriendo rumbo a la mansión del Hokage-.

La noticia del programa donde aparecería Naruto Uzumaki se esparció por toda la aldea, todo el mundo comentaba que verían el programa esta noche. mientras todos seguían hablando sobre la noticia, nadie se percató que una figura alada se posó encima de una de las cabezas del Monumento de los Hokage.

“Misión cumplida, hora de regresar a casa” -dijo la figura que extendió sus alas irse volando antes de que alguien la descubra-.

-Con Hinata-​

La peliazul corría gran velocidad en dirección a la mansión del Hokage para hablarle al respecto de cancelar su misión, a medida que seguía avanzando escuchaba a los aldeanos hablando del tema del programa que llamo su atención, y sobre todo con la participación de Naruto Uzumaki, cosa que aceleraba el corazón de Hinata en que vería una vez más el rostro de su amado.

“¡Hinata!” -la peliazul observo detrás suyo a Sakura que también corría apresurada para luego alcanzarla- “¡oye, ¿te enteraste de la noticia?! ¡Todo el hospital esta patas arribas con la noticia! ¡Hasta Tsunade-sama quiere ver a Naruto en televisión!” -menciono la pelirosa emocionada sobre el programa-.



“¡Lo sé, yo también estoy emocionada! ¡Por fin volveremos a ver a Naruto-kun!” -dijo la Hyūga que no podía dejar de sonreír- “¡me pregunto que tanto ha cambiado estos años!”

“¡Lo se Hinata, después de tanto tiempo sabremos que fue de él y donde esta!” -dijo Sakura que acelero el paso junto con la heredera Hyūga-.

-Mientras tanto en la oficina del Rokudaime-​

“Monster Musume no Uzumaki” -el Hokage observaba el volante en su mano- “quien diría que mi ex-alumno se convirtió una estrella de televisión.”

“¡¡KAKASHI-SENSEI/HOKAGE-SAMA!!” -de pronto la puerta de su oficina se vino abajo, Kakashi se llevó un buen susto viendo que las responsables de derribar la puerta fueron Hinata y Sakura-.

“Se… se puede saber que desean chicas…” -mencionaba Kakashi respirando agitadamente-.

“¡¡Lo sentimos mucho, pero vengo para hablar con usted de algo muy importante!!” -dijeron ambas chicas al mismo tiempo que le saco una gota de sudor a Kakashi-.

‘Solo ellas dos pueden estar sincronizadas si se trata de Naruto’ -pensaba el Rokudaime observando los panfletos en las manos de las chica- “adivinare, se trata de Naruto, ¿estoy en lo cierto?”

“¡¡Así es, vengo para pedirle un favor!!” -decían Sakura y Hinata- “¡¡quiero que me dé el día libre para ver el programa que saldrá esta noche!!”

“Es por los volantes que cayeron misteriosamente del cielo” -mencionaba el Hokage mostrando el volante que él tenía-.

“¿¡Nos puede dar el día libre!?” -preguntaron, o más bien, exigieron las dos Kunoichis desesperadamente-.

“Está bien chicas, les doy el día porque también estoy intere…” -no termino de decir su monologo debido a que ellas habían desaparecido dejando siluetas de polvos de ellas mismas, deshaciéndose poco a poco dejando sin habla a Kakashi- “ya nadie me respeta, ni mucho menos ahora que soy Hokage” -suspiro el ex Kopi Ninja para recargarse a su silla y pensar nuevamente lo del programa de su ex alumno- bueno, quizás no sea tan malo ver el programa.

Fin del Prólogo.​
 
“Blah blah blah” (Personajes hablando)
‘Blah blah blah’ (Personajes pensando)
((Blah blah blah)) (Sakura Inner hablando)


Capítulo 1: ¡el debut de Monster Musume no Uzumaki!
La noche llego rápidamente en Konoha, muchos aldeanos regresaron temprano a sus hogares para ver el debut del programa donde Naruto Uzumaki es el protagonista. Tan solo quedaban unos minutos para el comience el programa, cosa que emocionaba a los habitantes de la aldea. En la mansión del Clan Hyūga, los miembros del a excepción de su líder Hiashi que se encontraba en un viaje de negocios, se reunieron en una de las salas de la mansión, todos tomaron asientos frente a un televisor LCD de 50 pulgadas con equipo Sorround para no perderse ningún detalle del show.

“De nuevo gracias por invitarme a tu casa para ver el programa Hinata” -Sakura agradeció a la mencionada por invitarla- “no sabes lo ansiosa que estoy de ver cómo será el programa de Naruto. De seguro será algo genial teniendo en cuenta que Naruto va a aparecer.”

“Menos mal que compramos este nuevo televisor días antes, así veremos mejor el show” -señalo Hinata al enorme televisor fijado en el muro de la sala principal que le saco una gota de sudor a la pelirosa-.

“Este… Hinata, ¿puedo preguntarte una cosita?” -pregunto Sakura para que la mencionada- “no es por ofender ni nada por el estilo, pero… ¿Por qué tienen un televisor tan grande? Pudiste comprar uno de 32 pulgadas” -tal pregunto dejo un poco confundida a la Hyūga-.

“Pero si lo compramos porque era nos parecía adecuado para que todos veamos el programa. Además, que cada miembro del Clan tiene televisores de 40 pulgadas en sus habitaciones” -explico Hinata dejando boquiabierta a Sakura-.

“E…entiendo” -decía sin que le baje la sorpresa- ‘esto deja en claro que el Clan Hyūga son los más adinerados en toda la aldea. Como siempre, el rico humillando al pobre’ -pensó Sakura-.

“¡Oigan, ya cállense que el programa va a empezar!” -grito Hanabi que comía unas palomitas de maíz para que todo el mundo guarde silencio y ver el programa-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Es una hermosa y tranquila tarde de verano, el sol brillaba, los pájaros cantaban, todo parecía estar en paz. Se veía una gran casa de dos pisos, en una de las habitaciones de ese hogar descansaba un joven cercano a los 20 años durmiendo cómodamente en su cama. Ese chico tenía cabello rubio corto, perfil serio y unas curiosas marcas en sus mejillas que parecían bigotes.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

En ese instante, Hinata y Sakura reconocieron de inmediato de quien se trata de la persona que apareció en pantalla.

“¡Es el, es Naruto!” -exclamaron las dos al mismo tiempo, ambas se veían felices una vez más a Naruto- “¡y se ve muy apuesto y masculino!” -de inmediato sus ojos se transformaron en corazones mientras les corría algo de saliva por la comisura de sus labios. Tanto Sakura como Hinata empezaron a fantasear, los cuales fueron interrumpidos por Hanabi que les arrojo palomitas de maíz- “¡¡OYE!!” -reclamaron las dos mirando con odio a la Hyūga menor-.

“¡Guarden silencio! ¡Los demás queremos ver el programa!” -ordeno Hanabi al par de soñadoras que les volvió a arrojarle palomitas a su hermana y su amiga-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

De pronto el descanso del rubio fue interrumpido cuando el reloj despertador sonó y una mano femenina presiono el botón para desactivarlo. Naruto se despertó lentamente para sentir un peso encima a su derecha y un par de brazos rodeando su cuello, el voltio a ver a una linda chica de 17 años de cabello rojizo durmiendo a su lado muy cómoda y que llevaba una blusa amarilla como pijamas.

“Miia, ya es de mañana. Es hora de despertar” -dijo Naruto moviendo un poco a la pelirroja que no quería despertar y se apegó a su cuerpo-.

“Uhh… solo cinco minutitos más… quiero decir” -decía la chica para luego hacerse un zoom completo a la cama y revelar que la parte inferior de su cuerpo era el de una serpiente- “solo cinco grados más…”

“…Miia, si no te levantas, no podré hacerte el desayuno” -dijo Naruto para que Miia despierte levante de una vez- “de todos modos, ¿Por qué cada mañana estas en mi cama?”

“Hacia frio y no me podía calentar sola. Así que me imagine que podría usarte para eso, Dārin. Recuerda que las Lamias somos de sangre fría –dijo Miia mirando al rubio con ojos soñadores, de paso mostraba un poco su escote dejando visibles sus grandes pechos-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

Todo el mundo en Konoha estaba sin habla, nadie esperaba que el inicio del nuevo programa del Uzumaki contaba con la participación de una bellísima chica llamada Miia que resulto ser mitad humana y mitad serpiente, o como ella se hacía llamar, una Lamia. Pero el motivo del por qué todos estaban sin habla incluyendo los miembros del Clan Hyūga que tenían la mandíbula en el suelo, se debía a un detalle que los dejo en shock.

“¡N-No puede ser cierto! ¿¡Cómo e-es que…!?” -Sakura estaba impactada, su sorpresa era mucho mayor que los demás presentes. Observaba una y otra vez a Miia para luego dirigir su mirada a Hinata y después regresar con la Lamia- “¡e-e-esa chica…es idéntica…!

“¡¡ES IDÉNTICA A MÍ!!” -exclamo Hinata siendo las más sorprendida de los presentes al momento que apuntaba al televisor de forma acusadora- “¿¡COMO ES POSIBLE QUE…QUE ESA COSA SE PAREZCA A MI!?”

En efecto, Miia se parecía mucho a la heredera Hyūga, pero solo en rostro y estilo de peinado, el resto de su cuerpo era completamente distinto. La pelirroja llevaba unos broches amarillos en donde de “D” en ambos de su cabeza, ojos color ámbar y pupilas rasgadas como el de una serpiente en vez del color perlado de tienen los Hyūgas, sus orejas eran rojas, largas y puntiagudas, unas pequeñas escamas rojas en sus mejillas y unos colmillos. A pesar que la chica tenía una figura curvilínea en la parte de arriba de su cuerpo, la parte de abajo era el de la cola de una serpiente con escamas rojas y que medía 7 metros de largo. Para finalizar, sus medidas eran 86-55-90.

“Guau… ahora sí que puso bueno el programa” -decía Hanabi divertida viendo a la pelirroja- “me agrada mucho el personaje de Miia, no se parece en nada a ti, hermana.”

“¡¡Como puede agradarte esa embustera roba identidades!!” -reclamo Hinata a su hermana- “¿¡que no ves que ella está seduciendo a Naruto-kun!?”

“Primero que nada, solo es coincidencia de que tú y Miia sea idénticas en rostro y peinado, y segundo” -señalo Hanabi mostrando una sonrisa burlona en su rostro que puso incomodo a Hinata- “Miia es capaz de hacer algo que tu solo harías en tus mas locas imaginaciones” -Hinata de inmediato le exigió que era eso que no podía hacer- “meterse en la cama de Naruto-san, cosa que no eres capaz de hacerlo porque terminas desmayándote” -tales palabras fueron un fuerte golpe en el orgullo de la heredera- “ahora mejor guarda silencio que quiero ver el programa.”

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

‘¿Soy una especie de calentador o algo así…?’ -pensó el Uzumaki con una gota de sudor detrás de su cabeza- “en ese caso, iré a preparar el baño. Espera aquí y luego…” -cuando intento levantarse, pero fue sujetado por la cola de Miia- “¿¡AGH!? ¡Miia, ¿Qué diablos estas…?!” -no pudo completar la frase porque Miia abrazo su cabeza y atraerlo a sus grandes pechos mientras su cola envolvía el cuerpo del rubio-.

“Eso sí que no, quiero que me calientes un poco más, Dārin” -dijo Miia abrazando la cabeza de un sonrojado Uzumaki- “ahh, que cálido… puedo sentir mi calor elevándose” -sin que ella se diera cuenta, su blusa se desabrocho dejando salir sus generosos pechos en la cara del afortunado Uzumaki-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

“¡¡¡Esa víbora resbalosa está seduciendo a Naruto-kun!!!” -reclamo una rojísima peliazul por la vergüenza que le hacía pasar su otro yo… y para el colmo, los miembros del clan observaban la escena mientras cubrían sus narices producto de una hemorragia nasal-.

“No cabe duda que Miia es mucho más atrevida de lo que mi hermana. Ella nunca llegaría a hacer cosas como eso por su timidez” -señalo Hanabi que seguía molestando a su hermana mayor que le lanzaba una mirada asesina- “¡oh vamos! ¡Sabes bien que es la verdad! Tu jamás te atreverías a hacer el papel de mujer seductora porque lo tímida que eres. Mínimo terminarías desmayándote apenas hables con Naruto-san” -sus palabras fueron otro duro golpe para la peliazul que se deprimió-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

‘¡¡S-S-Sus pechos!!’ -pensó el Uzumaki preocupado de la situación- ‘¡tengo que calmarme! Antes que de cosas se pongan más raras…’ -en ese momento la cola de Miia lo sujeto del cuello- “¡GAH!” -grito a medida que el agarre se hacía más fuerte- ‘¡ow, ow, ow! ¡Duele! ¡Tú cola me está asfixiándome!’ -por suerte, su brazo derecho alcanzo a liberar y comenzó a darle unos golpecitos en la cadera de Miia para que ella despertara- ‘¡alto! ¡Miia! ¡Voy a morir…!’

“Dārin, no seas tan brusco” -murmuro la pelirroja completamente dormido-.

‘¡Se quedó dormida!’ -el rubio no podía creer que Miia se quedara dormida tan pronto, de paso el agarre sobre su cuerpo y cuello se hacía más fuerte-‘demonios…tengo que liberarme’ -intento en deslizarse por debajo pero el roce de su cuerpo con el de Miia causaron que ella soltara unos gemidos de placer, provocando que la cola que enrollaba su cuerpo se aferre con más fuerza- “¡¡GYEEEH!!” -chillo de dolor el Uzumaki- ‘¡mierda! ¡Ni siquiera puedo hallar una abertura! ¡Tampoco puedo respirar!’ -en su desesperación por liberarse, la mano que tenía libre sujeto la punta de la cola de la chica que brinco de sorpresa-.

“¡AHIH!” -chillo Miia que despertó de inmediato para ver a Naruto- “¿Dā-Dārin? ¿Qué le haces a mi cola?” -pregunto ella nerviosa y con un gran sonrojo en su cara-.

‘¿Un punto débil?’ -pensó Naruto que en ese momento empezó a jugar con la punta de la cola de Miia, logrando algo inesperado-.

“¡AAAHHHNNNNNNNNN!” -Miia deja escapar un grito de placer, logrando que el agarre sobre el cuerpo de Naruto se aflojara-.

‘¡Whoa, que buen efecto! ¡Se está aflojando!’ -pensó el rubio aliviado… pero solo el agarre sobre su cuerpo se libere mientras que el de su cuello seguía firme- ‘¡pero el estrangulamiento se hace más fuerte! ¡Mierda… voy a morir!’

“Dā…Dārin… ¡Ahhh! si sigues haciendo eso…” -decía Miia entre gemidos, Naruto seguía con su trabajo con la cola hasta el punto de pellizcarla- “¡¡Dāriiiiiin!!” -sorpresivamente el agarre en el cuello se soltó para el alivio de Naruto que recupero el aire-.

“¡Haah!... cielos, casi mue… ¿¡MMPH!?” -alcanzo a decir el Uzumaki porque Miia atrajo su cabeza de regreso a sus grandes pechos-

“Ahh... ya… no puedo… soportarlo… más…” -decía la chica entrecortada, con un gran sonrojo en su rostro, ojos cristalinos por el éxtasis al instante que una delgada línea de baba salía por su boca- “¡¡me vengoooo!!” -tuvo un orgasmo placentero, pero no fue lo mismo con Naruto que fue estrujado hasta casi romperle algunos huesos. Minutos después Miia se recuperó, se levantó de la cama y se arreglaba su pijama- “ah… lo siento, ahora me levanto. Pero Dārin… ¡eres toda una bestia por la mañana!” -decía luego de ver que el mencionado no se levantaba de la cama- “¿Dārin?”

“Solo…cinco minutos más…” -decía Naruto que no sentía el cuerpo al ser casi exprimido hasta muerte-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

“¡Este es el momento más vergonzoso en toda mi vida!” -exclamo Hinata avergonzada de la escena que acaban de mostrar por televisión-.

“Cielos… no sé si sentir envidia de lo que Miia experimento, o preocuparme por la condición de Naruto” -dijo Sakura completamente roja por la escena, y no era la única, muchos Hyūgas estaban que se desmayaban por la hemorragia nasal por el espectáculo que vieron, algunos se taparon la nariz con rollitos de papel-.

“¡Ahora como voy salir a la calle y dar la cara a todo el mundo! ¡Me van a comparar con esa víbora resbalosa!” -decía la peliazul recordando que todos los aldeanos están viendo el programa-.

“¡Hahahahahaha! ¡Pobre de Naruto-san, ni con mi hermana le pasaría eso porque ella no tiene ni las agallas para usar un bikini!” -menciono Hanabi entre carcajadas-.

“¡¡¡HANABI!!!” -grito su hermana mayor furiosa de lo que la mencionada acaba de contar a los demás-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Luego que el Uzumaki logro recuperarse del “abrazo” por parte de Miia, fue al baño para preparar todo. Se aseguro que la temperatura de la bañera sea la adecuada para Miia siendo una interespecie cercana a las serpientes, tenia que ver que el agua no este muy caliente o la pelirroja se quedaría durmiendo mientras se bañaba.



“Con eso será suficiente” -dijo Naruto que termino de revisar la temperatura del agua estuviera perfecta, luego admiro por completo su nuevo baño remodelado que era diez veces más grande- quien diría que tenían que remodelar por completo mi casa para que Miia se moviera con mayor libertad. No es que me queje del espacio extra que hay en todos los cuartos, pero es muy incómodo cuando uso el escusado…” -cuando menciono sobre el escusado, un pensamiento paso por su cabeza- “¿cómo es que ella usa el escusado?” -se la imagino en distintas posiciones usando el escusado-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

“¿¡Es necesario que hagas ese tipo de preguntas, Naruto-kun!? ¡¡Eso es más vergonzoso de lo que paso en la cama con esa farsante!!” -exclamo la heredera Hyūga muerta de la vergüenza-.

“Pues yo si tengo curiosidad de como esa Lamia puede usar el escusado” -hablo Hanabi para el desagrado de Hinata- “no soy la única que piensa en eso, de seguro todo los que estamos aquí se preguntara el cómo es que Miia-san puede usar el escusado con el cuerpo que tiene.”

“¡¡¡HA-NA-BI!!!” -grito Hinata queriendo matar a su hermanita, pero fue detenida por algunos miembros del clan-.

‘¿Cómo es que una Lamia puede usar un escusado?’ -pensaron Sakura y el resto de los Hyūgas con mucha curiosidad-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

“¿Ya está lista la bañera?” -pregunto Miia entrando al baño para que Naruto salga de sus pensamientos-.

“Oh, sí. La bañera ya está…” -respondió el rubio dándose vuelta y ver a Miia completamente desnuda mientras unos mechos de su cabello cubrían sus pezones, causando que tuviera una hemorragia nasal-.

“Muchas gracias Dārin” -agradeció la Lamia metiéndose a la bañera, dejando al Uzumaki que se tapaba la nariz para no perder más sangre- “¡aaaaahh! Esta tan calientita. ¡Los baños japoneses son grandiosos!” -dijo disfrutando del cálido baño- “¡por cierto, leí en un libro que en Japón tiene de esas cosas llamadas ‘aguas termales’! ¡Quiero visitar esas aguas termales contigo Dārin!” -pidió ella apoyándose un poco sobre el borde de la bañera-.

“Eeeeh… bueno, tal vez…” -decía el Uzumaki que hacia lo posible para no ver el busto de Miia, pero era imposible de quitarle los ojos de encima hasta que la chica noto como su Dārin la miraba-.

“Oh, ¿Qué estas mirando? Ecchi” -dijo Miia en broma cubriendo sus pechos con su cola, Naruto apenado de lo que hizo dio media vuelta para evitar más problemas-.

“E-Este… i-iré a preparar el desayuno” -dijo el Uzumaki a punto de retirarse hasta que Miia lo atrapo de la cintura con su cola- “¡no otra vez!” -grito al momento de ser jalado al interior de la piscina- “¡qué haces! ¡No es necesario que este aquí para que te calientes!”

De pronto el rubio se quedó paralizado en el momento que Miia lo abrazo por la espalda, pegando sus pechos causando que se sonrojara bastante.

“Sabes, sobre esas aguas termales… también leí que tienen algo llamado ‘Baños mixtos’” -decía la pelirroja que seguía abrazando al rubio que sentía perfectamente los pechos de la chica sobre su espalda-.

“¡Oye, M-M-M-Miia…!” -dijo Naruto más que nervioso en la situación que se encuentra- ‘¡puedo sentir sus pechos en mi espalda!’

“Así que… debemos hacer algo de ‘baños mixtos’ también Dārin” -sugirió la lamia apegándose más al Uzumaki-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

“¡¡¡NO PUEDE SER CIERTO!!! ¡¡¡ESA VIBORA SE HA ROBADO MI MÁS GRANDE SUEÑO DE BAÑARME JUNTO CON NARUTO-KUN!!!” -gritaba una celosísima Hinata que no daba crédito de lo que está viendo-.

“Sí, claro. Como si fuera capaz de meterme en el baño con Naruto-san sin llegar a desmayarte” -señalo Hanabi con gracia, Hinata nuevamente intento en atacar a su hermana, pero es detenido por los miembros de su clan y la misma Sakura Haruno-.

“¡Tus comentarios no ayudan en nada Hanabi!” -reclamo la pelirosa tratando de calmar a su mejor amiga-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

“Uh… Miia… no creo que sea una buena idea” -menciono Naruto que quería evitar la situación en que se metió-.

“¿Eh? ¿Qué hay de malo con ello? ¿Hay algo malo con las aguas termales?” -pregunto la mencionada sin separarse de su Dārin que respondió con “No… no es eso”- “¡entonces hagamos algo de baños mixtos!” -insistió ella al momento de sujetar con su cola las muñecas del Uzumaki y comenzar a quitarle la palayera- “después de todo vine a japón por el intercambio cultural… ¡así que debes ayudarme!” -seguido de eso se apegó más al cuerpo de Naruto, el cual trataba de controlar una severa hemorragia nasal- “y sabes… solo contigo quiero compartir esta experiencia. Con nadie más” -finalizo ella de forma amorosa-.

Ante tal oferta de bañarse con la Lamia, Naruto se mantuvo firme, estiro su pierna hacia la llave de la ducha, uso su pie para abrir dicha llave y que Miia reciba una ducha de agua fría. Eso causo que la pelirroja suelte el agarre de su cola, de paso se libero y lograr salir de la bañera todo empapado.

“¡¡GYAAH!! ¡Esta fría! ¡Mi cuerpo…!” -grito Miia sumergiendo en el agua caliente y evitar que su cuerpo se enfrié- “¡Dārin, ¿Qué estás haciendo…?!"

“¡En esta casa no hay aguas termales, aquí cada uno se baña por separado!” -declaro el Uzumaki parado en la puerta del baño mientras Miia le gritaba que era un aguafiestas-.

Una vez afuera del baño, el Uzumaki respiraba agitadamente tratando de calmarse y quitarse la imagen de la sensual Miia desnuda. Una delgada línea de sangre cayo por su nariz seguido de varios pensamientos pervertidos que le llegaban a la cabeza. De inmediato golpeo su cabeza contra el muro varias para quitarse esas ideas.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

“Esa víbora… esa copia barata de mi… ¡¡me quiere robar mi Naruto-kun!!” -señalo una molesta y celosa Hinata que expulsaba un aura oscura por todo su cuerpo, asustando por completo a todos los presente en la sala menos Hanabi- “¡¡esto no se va a quedar así!! ¡¡¡si esa cosa quiere iniciar una guerra por Naruto-kun, pues guerra tendrá!!!” -declaro más que decidida- “¡¡¡puede que se vea idéntica a mí, e incluso se ve mas hermosa, pero yo soy mucho mejor que ella!!!”

“En esto tienes toda la razón… sin duda eres la mejor en ser la más tímida, la mejor que se sonroja como una diosa, la mejor en desmayarse en medio segundo y la mejor acosadora de la historia” -decía Hanabi enumerando las cosas en que su hermana era la “mejor”. Hinata al escuchar eso fulmino a su hermana con la mirada- “tú sabes bien que estoy diciendo la verdad, ¿o es vas a negar que tiene escondido dentro de tu armario un altar dedicado a Naruto-san en donde escribes esos ridículos y cursis poemas.”

“¡¡¡E-E-E-E-ESO NO ES CIERTO!!!” -grito la peliazul sonrojándose de la vergüenza mientras sus ojos tenían una espiral- “¡¡¡Esos poemas los escribía cuando tenía 10 años!!! ¡¡¡es mi devoción y amor que siento por el e igual que tome uno de sus bóxeres para mi colec…!!!” -de pronto se tapo su boca con sus manos al darse cuenta que hablo de cosas que no debía decir-.

“Y luego dicen el por qué eres rarita con esas mañas que tienes” -murmuro Hanabi decepcionada de su hermana mayor-.

“Hinata… jamás creí que llegaría a tales extremos” -dijo Sakura igual de decepcionada que Hanabi- ((¡¡Chaaa!! ¡¡Espero que no descubran mi altar de 2 metros por metro y medio dedicado a Sasuke-kun!!)) -exclamo la Inner Sakura-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Naruto Uzumaki ahora se encontraba en la cocina terminando de cocinar el desayuno para él y Miia que aún no terminaba de ducharse mientras observaba por el televisor un documental donde relataban sobre la presencia de las interespecies en el mundo terrenal y como firmaron un tratado con el gobierno japonés. De paso se llevó a cabo un programa especial llamado “Proyecto de Intercambio Cultural entre Especies”, cuyo propósito es que las interespecies convivan en paz y armonía con los humanos. Luego cambio de canal donde mostraban al famoso grupo Idol Pop del momento ANM48, un grupo conformado igual por interespecies que parecían batir su propio récord previo de su primer disco, incluso como las interespecies se adaptaron rápidamente en unas ocupaciones cotidianas. Sin duda, el programa del intercambio cultural ha cambiado de forma positiva a todo el mundo.

“Sí, claro… mis mañanas no han sido nada más que problemas…” -comento Naruto que suspiro- “haaah… y pensar que solía tener una vida normal solo unos días atrás…”

“En efecto” -dijo una voz detrás del Uzumaki que volteo para ver quien se trataba y llevarse un buen susto- “buenos días, Naruto Uzumaki. ¿Qué sucede? Seguramente no te has olvidado de mí, ¿cierto? ¡Después de todo, soy tu coordinadora del intercambio Cultural, Kuroko Smith!” -se presentó la persona que a primera vista se trata de una bellísima mujer de cabello negro que le llega hasta los tobillos, un moño atado con una banda de color azul oscuro, dos mechones de los cuales uno cubre su ojo derecho y dos que se cruzan sobre el pecho, justo debajo de la barbilla. Viste un atuendo de un agente gubernamental típico; vistiendo una camisa de vestir blanca con corbata negra, una chaqueta negra y falda profesional a juego, pantimedias negras y tacones. Lleva un par de gafas de sol para completar el look-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

“¡¡Oh vamos, esto debe ser una broma de mal gusto!! ¡Primero esa víbora que se roba mi apariencia, ¿y ahora llega una mujer idéntica a esa solterona desesperada de la Mizukage?!” -reclamo la heredera Hyūga viendo a la mujer que aparece es idéntica a la Godaime Mizukage Mei Terumī… con la pequeña diferencia del color de cabello la hacía verse diferente-.

“¿Cómo es posible que dos mujeres idénticas a Hinata y la Mizukage aparezcan en el programa?” -se pregunta Sakura ante ese gran misterio-.

“Oigan, alguien puede decirme quién es esa mujer y el por qué reaccionan de esta manera, ¿acaso hizo algo malo?” -pregunto Hanabi con algo de curiosidad. Sakura quiso responder, pero Hinata se le adelanto-.

“¡¡Esa mujer es una ninfómana de primera!! ¡¡Varias veces intento seducir a Naruto-kun, hasta tuvo la osadía de ofrecerle que se una a su aldea a cambio de pasar una noche romántica!! ¡¡¡Como la envidio!!!” -reclamo la Hyūga mordiendo un pañuelo-.

“Si lo que mi hermana dice es cierto… eso quiere decir, ¿qué es una acosadora pervertida como tú?” -bromeo Hanabi para que los miembros de su clan vuelvan a detener a Hinata que quería destrozarla por tal ofensa-.

-Kirigakure no Sato-mansión de Mei Terumī-

“¡¡¡VOY A DEMANDAR A QUIEN SE ATREVE A ROBAR MI BELLEZA Y PONERLA EN UNA IMITACION BARATA MIA!!!” -grito de furia la Godaime Mizukage en la comodidad de su cama viendo el programa-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

“Si… lo se… pero ese no es el punto. ¿Qué hace aquí?” -pregunto Naruto nervioso por la inesperada visita de Smith-.

“¿Puedo tener algo para desayunar?” -pegunto la coordinadora para sorpresa del rubio que no esperaba que solo vino a desayunar gratis- “también... estoy aquí para asegurarme que no estés involucrado en algún… asunto prohibido” -menciono Smith mirando fijamente a Naruto que se sintió intimidado- “las interespecies que están mezclándose con nosotros, si algo fuera a pasarles, tendrían que ser llevados a cabo por castigos severos. Y como anfitrión, pareces ser muy ignorante de la ley, así que vine a confirmar…”

“¡No diga ignorante! ¿¡No fue la que trajo a Miia a la casa errónea para empezar!? ¡No se suponía que yo fuera un anfitrión! ¿¡Qué tipo de coordinadora del Intercambio Cultural haría eso!?” -reclamo el Uzumaki a la coordinadora. El jamás se inscribió para participar, ella fue quien trajo a la Lamia por un simple error-.

“No lo recuerdo” -respondió Smith evadiendo el tema del error-.

“¡Oye, eres un desastre como coordinadora!” -volvió a reclamar el Uzumaki-.

“Dejando eso a un lado… Miia dijo que le gustaba vivir aquí, así que solo te tienes que aguantar y estudiar la ley. Oh, y más café por favor” -pidió Smith levantando una taza que tenía cerca-.

‘Que mujer tan imparcial’ -pensó Naruto sirviéndole una taza de café a Smith- “de todos modos, para asegurarse… ¡no he hecho nada para lastimarla! Es más bien al revés” -dijo lo último en voz baja-.

“Lastimar puede significar muchas cosas, ¿sabes?” -dijo Smith de forma fría que le causo escalofríos a Naruto-.

“¡Y-Yo nunca…haría eso!” -respondió el rubio nervioso por la mirada de la coordinadora-.

“Bueno, tienes un juego fundamental de genitales, por lo que podrías hacerlo cuando quisieras. Miia ha hecho avances contigo, ¿no es así? Quizás ya te diste cuenta, pero las Lamias tienden a ser muy apasionadas” -al mencionar esa parte, Naruto recordó lo que sucedió esta mañana y el baño- “pero… como representante de su especie, perder su inocencia con un humano podría ser un problema diplomático. Así que si sucede que llegas a cruzar esa línea… serás arrestado, y ella seria deportada de vuelta a su país. Todo su esfuerzo aprendiendo japonés se ira a la basura… eso puede ser triste pero la ley es la ley.”

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

“Pobre de Miia-san, no puede ser feliz con la persona que ama por la ley del Intercambio Cultural” -señalo Hanabi triste, muchos de los presentes sintieron pena por la situación de la pelirroja-.

“Que se puede hacer, pero como dijo la coordinadora “la ley es la ley” y no se puede hacer nada al respecto” -menciono Sakura que también sentía pena por Miia-.

“¡¡¡Vamos víbora resbalosa, atrévete a hacerle algo indebido a mi Naruto-kun y te mandaran de regreso por donde viniste!!!” -grito Hinata- “¡¡¡si descubren que estuviste haciendo cosas pervertidas, será tu fin y cancelaran el programa!!!”

“Ay hermana, ¿que no sabes lo que significa estar enamorada?” -pregunto Hanabi por el comportamiento de Hinata-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

“¿Entonces… ya te la cogiste?” -pregunto Smith para que el rubio se ponga rojo como un tomate-.

“¡¡¡DEMONIOS NO, YO NO HICE DE ESO!!!” -exclamo Naruto muy sonrojado-.

“¿En serio? ¿No has pensado acerca de eso? Puede que la parte inferior de su cuerpo sea el de una serpiente, pero tiene una linda figura, enormes senos, bello rostro, y esta perdidamente enamorada de ti. Y sobre todo…” -luego Smith se quitó sus lentes para luego tomar del mentón al rubio y acercarse bastante a su rostro y mirarlo de forma sensual- “parece ser que eres fácil de seducir.”

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

“¡¡¡MALDITA COORDINADORA, RESULTO SER UNA NINFOMANA COMO LA MIZUKAGE!!!” -gritaba alocadamente la heredera Hyūga viendo la escena- “¡¡¡POR QUE NO SE ME OCURRIO HACER ESO HACE AÑOS!!!”

“Lo que nos faltaba, no solo la Mizukage es una solterona que va detrás de Naruto… sino que también esa coordinadora es igual” -añadió Sakura disgustada-.

-Kirigakure no Sato - Mansión de Mei Terumī-

“Esa farsante…. no solo me roba mi apariencia y belleza, sino que sabe seducir a los hombres…” -decía Mie rodeado de un aura azul y deprimente- “porque no pude hacer eso, ¡yo quiero hacer el papel de mujer seductora con Uzumaki-kun!” -empezó a llorar exageradamente y mordiendo un pañuelo-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Antes de que Naruto dijera una palabra o al menos aparte, un coletazo de parte de una molesta Miia hizo que Naruto y Smith se separaran… para mala suerte del Uzumaki, este recibió un bueno golpe de la cola de la Lamia que seguía empapada y usaba la playera que su Dārin olvido en el baño-

“¡Oye! ¿¡Que estás haciendo!?” -exigió saber la pelirroja arrastrando a Naruto con su cola y luego abrazarlo por la espalda- “¡Smith-san, mantén tus manos alejadas de mi Dārin! ¡Él es mío!”

“Eso no sonó sensato Miia” -dijo Smith- ‘vaya problema que tiene entre manos…” -pensó viendo la escena de como Miia abrazaba posesivamente al rubio-.

“¿¡Me estas escuchando!?” -grito Miia pensando que era ignorada por la coordinadora-.

“Relájate Miia, solo estaba bromeando” -dijo la coordinadora tratando de calmar a la mencionada- “de cualquier modo, tengo que irme, así que… Dārin-kun” -Miia no le gusto para nada llamaron de esa forma al Uzumaki- “asegúrate de mantener tus pantalones puestos, ¿está bien? ¡Nos vemos!” -se despidió dejando solo a los jóvenes. Una vez fuera de la casa, Kuroko pensó en una sola cosa- ‘creo que voy a ir a algún restaurante para desayunar.’

Naruto y Miia quedaron solo en la sala, la Lamia seguía abrazando por la espalda al rubio, el cual podía sentir los pechos de ella en sus hombros.

“Umm… ¿Miia?” -hablo el Uzumaki rompiendo el silencio entre ellos- “vas a atrapar un resfriado si no te secas apropiadamente.”

“¿En serio es un gran problema la prohibición?” -fue la pregunta que hizo Miia- “como sabrás, las Lamias somos mitad serpientes… debido a eso, las personas tienden a asustarse cuando se reúnen con nosotras por primera vez. Así que cuando llegue a Japón, estaba realmente nerviosa sobre como reaccionaria la familia anfitriona” -comenzó a recordar su primer día en Japón y de lo nerviosa que se sentía cuando conoció a Naruto- “pero tú no estabas asustado para nada. Más bien, tú estabas preocupado sobre mi... y tenías una gran sonrisa en el rostro” -otros recuerdos vinieron a su mente de como el Uzumaki la recibió cálidamente en su hogar- “semejante compasión de un human era completamente nueva para mí, eso me hizo muy feliz.”

“Bueno, había visto a tu tipo antes en las noticias, así que sabía que no había nada de asustarse… ¡WHOA!” grito el rubio que no se dio cuenta que la cola de Miia lo sujeto de la cintura, recostándolo en el piso mientras que Miia se puso encima suyo- “¿Miia?”

“Esto no tiene nada que ver con cuestiones prohibidas. No me importa lo que mi Dārin haga conmigo… tampoco me importa si me lastimas” -decía la pelirroja mirando a Naruto con profundo amor mientras que con su cola desabrochaba el pantalón, la punta entra en el bóxer del rubio sorprendiéndolo- “y no me importa perder mi virginidad, porque…” -la pelirroja desnudaba su zona inferior pero aun cubriéndola con una mano, mientras con la otra hacia resaltar sus generosos pechos con la camisa mojada- “yo te amo, Dārin.”

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“¡¡¡NOOOO!!! ¡¡¡LA VIRGINIDAD DE NARUTO-KUN ES SOLO MÍA!!!” -lloraba Hinata con su rostro pegado a la pantalla del televisor- “¡¡resiste Naruto-kun, no caigas en la tentación como Adán y Eva!!” -tomo una pose dramática al momento que una luz enfocaba sobre ella-.

“Pero que melodramática eres hermana” -dijo Hanabi con una enorme gota de sudor sobre su cabeza-.

“Cielos, no puedo negar que ella es atractiva, pero… ¡NARUTO NO CAIGAS EN LA TENTACIÓN DEL FURRY!” -exclamo Sakura-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

“Lo siento… simplemente no puedo hacerlo…” -respondió Naruto seriamente para romper los sueños de Miia que empezó a llorar-.

“¿¡Pero por qué!? ¿¡En serio la prohibición es un gran problema!?” -pregunto Miia dolida por al ser rechazada-.

“No… no es eso…” -explico Naruto siendo estrujado con demasiada fuerza por la cola de Miia quien apenas se ha dado cuenta de lo que esta haciendo- “es solo que… es que… estas por… quebrarme los huesos… -los huesos del rubio no aguantaron y se quebraron por la presión- “¡¡¡AAAAHHHH!!!”

-Minutos después-​

“¡L-Lo siento tanto Dārin!” -se disculpó la Lamia llorando mientras que Smith, que escucho aquel grito del rubio, regreso a la casa para ver lo que paso-.

“No te preocupes, no hay huesos rotos. Solo se díscolo el hombro” -señalo Smith que reviso el estado de Naruto, por suerte no hubo mucho daño aparte de su hombro- “sí que estas en problemas…” -murmuro la mujer mientras que el rubio solo se quejaba del dolor-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Luego de esa última escena el programa termino con el anuncio del próximo capítulo se transmitiría el viernes a la misma hora. En la sala se formó un gran silencio… los miembros del clan presente junto con Hanabi y Sakura observaban detenidamente a Hinata que se levanto de su asiento y bajo la mirada, cosa que los alarmo bastante.

“H…Hinata, ¿te encuentras bien?” -Sakura se atrevió a hablarme a la mencionada que tenía su mirada clavada en el piso-.

“Sí, estoy bien…” -respondió Hinata con una voz neutra y sin sentimientos- “si me disculpan… voy a retirarme a mi habitación…” -dijo para luego retirarse del lugar mientras los presentes respiraron aliviados-.

“Bueno… al menos no estallo” -comento la pelirosa ante el comentario de Hinata-.

“Ella está furiosa” -hablo Hanabi- “puede que lo disimule muy bien, pero cuando mi hermana se pone en este estado es cosa de tiempo y termine explotando” -al decir esa parte, Sakura le pregunta el cómo sabia eso- “es simple, solo hay que esperar en 3, 2, 1…”

“¡¡¡MALDITA HIJA DE…!!!” -Hinata grito con todas sus fuerzas que se le escucho en toda Konoha, incluso asusto a los animales que rondaban fuera de la aldea. Pasaron algunos minutos hasta que la heredera Hyūga dejo de maldecir… por ahora-.

“Te lo dije” -menciono Hanabi a la pelirosa que no creía las cosa que decía la menor- “esta noche tendremos que dormir con tapones para los oídos porque mi hermana no dejara de gritar por un rato” -dijo al instante de soltar un suspiro de cansancio-.

Los miembros del clan se retiraron a sus habitaciones para descansar, Hanabi llevo a Sakura a la salida de la mansión y despedirse de ella. Mientras la pelirosa se dirigía a su hogar donde sus padres deben estar esperando, ella pensaba en las cosas que mostraron en el programa de Naruto. Tenia que admitir que se ve interesante el tema de chicas monstruos… pero la sorpresa de ver a una chica serpiente que se parece a Hinata con cabello rojo y una coordinadora idéntica a la Godaime Mizukage fue inesperado.

“No sé si Naruto esté haciendo esto para desquitarse con Hinata…” -decía Sakura pensando que quizás sea una especie de venganza en contra de su ex-novia pero al instante deshizo esa idea. Después de todo, Naruto no es una persona vengativa- “solo espero que esto no empeore” -dicho eso continuo su camino hacia su hogar-.



-Fin del capítulo-​
 
“Blah blah blah” (Personajes hablando)
‘Blah blah blah’ (Personajes pensando)


Capítulo 2: El Show continúa…​


Hoy es un gran día en Konohagakure no Sato, uno el cual sería recordado en la historia de la aldea. El día de hoy se llevaba a cabo una boda en la cual mucha gente de países y aldeas ninjas fueron invitados, personas importantes como Daimyōs y Kages asistieron a la boda de Naruto Uzumaki y su futura esposa… Hinata Hyūga.

Entre las personas que asistieron a la boda, Hanabi felicitaba una y otra vez a su hermana, su padre Hiashi lloraban de felicidad por su hija mayor. Cerca de ello se encontraban Tsunade, Kakashi y Sakura con grandes sonrisas de felicidad viendo a la pareja unir sus vidas. Naruto lucía un smoking negro, mientras que la novia lucía un vestido blanco tradicional con una larga cola y un grueso velo cubría su rostro, pero delineaba cada curva de su exuberante cuerpo, un traje que toda mujer desearía tener para su propia boda.

“Y ahora los declaro marido y mujer. Puede besar a la novia” -dijo el padre que llevaba a cabo la boda para que Naruto se acerque a su recién esposa y quitarle el velo-.

“Te amo Hinata-chan” -decia el Uzumaki a su esposa al quitarle el velo y revelar que no se trataba de Hinata, sino de Miia en lugar de la heredera Hyūga-.

“Yo también te amo, Dārin” -respondió la Lamia besando a su reciente esposo-.



…​

“¡¡¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!” -Hinata Hyūga se levantó de su cama dando un fuerte grito, miro a su alrededor y vio que se encontraba en su habitación- “un sueño… solo fue… un mal sueño…” -tal como dijo la heredera Hyūga, había tenido una horrible pesadilla donde creía que ella se estaba casando con su exnovio, pero resulto ser que esa chica serpiente había tomado su lugar- “parecía… tan real…” -volvió a decir volviéndose a recostarte en su cama-.

Resulta que era la sexta vez que seguía teniendo pesadillas relacionada con aquel personaje de televisión que le robaba a su amado Naruto. Y eso que apenas pasaron cinco días desde que el programa “Monster Musume no Uzumaki” salió al aire y se volvió un éxito en las naciones. todo el mundo no paraba de comentar sobre el programa, entre mucho de los comentarios, Miia se convirtió en la favorita del público y de muchos hombres. Para Hinata, fue un tormento para ella por como la comparaban y decían que la Lamia es mucho más hermosa, o creían que ella es aquel personaje y le pedían un autógrafo o una foto, provocando que sus fans terminen en el hospital producto de la golpiza que recibieron por parte de la heredera Hyūga.

“Por cada día que pasa, los aldeanos no paran de compararme con esa farsante… ¡¡esto es el colmo!! ¿¡que no se dan cuenta que yo soy más hermosa que esa serpiente!?” -reclamo la Hyūga que se desquitaba a golpes con su almohada- “¡y lo peor de todo es que no puedo salir a la calle porque muchos idiotas creen que soy esa arrastrada!”

“¡¡Hinata, el desayuno está listo!!” -aviso Hanabi desde la cocina para que saliera de su habitación-.

“Mejor la ignoro, lo único que no necesito son sus bromas” -se decía la heredera Hyūga a sí misma- “dormiré un poco más, no estoy de humor para levantarme de la cama.”

¡¡Hinataaaa!! ¡¡hermana, levántate de una vez!!” -Hanabi siguió llamando a su hermana mayor que simplemente la ignoraba- “¡¡levántate de una maldita vez, Miia!!”

“¡¡COMO ME LLAMASTE!!” -Grito Hinata levantando de un salto de su cama, vestirse en segundos y correr hacia la cocina donde una sonriente Hanabi la esperaba en la mesa- “¡¡DATE POR MUERTA POR LLAMARME COMO ESA ARRASTRADA!!” -Hanabi entro en pánico y comenzó a correr por toda la cocina siendo perseguida por su hermana que tenía una cara de un ogro dispuesta a asesinarla-.

“¡¡¡LO SIENTO, LO SIENTO MUCHO!!! ¡¡¡SOLO ERA UNA BROMITA INOCENTE!!! ¡¡¡POR FAVOR NO ME MATES!!!” -suplico Hanabi corriendo lo más rápido que podía para luego tomar una tapa de una olla y usarla como escudo viendo como su hermana mayor tomo algunos cuchillos- “¡¡¡OYE BAJA ESA COSA, VAS TERMINAR HIRIENDO A ALGUIEN!!!”

“He pasado por muchos problemas las veces que me derrotabas en los entrenamientos cuando éramos niñas… ¡¡ahora vas pagar por las humillaciones que he pasado, y por llamarme como era farsante de televisión!!” -declaro la peliazul con una expresión homicida en su rostro que aterro a la pobre de Hanabi que salió huyendo por su vida. Hinata decidido calmarse viendo que su hermana se fue, dándole un poco de paz a su agitada mañana- “maldita Pettanko” -por primera vez la heredera insulto a su hermana mientras tomaba asiento y comenzó a desayunar- “estúpido programa de televisión… estúpida arrastrada usurpadora…” -continúo maldiciendo mientras comía. Luego noto el diario en la mesa, quizás su tonta hermana lo dejo. Lo tomo y empezó a leer las noticias, para su desagrado fue que en todas las páginas mencionaban el nombre de “Monster Musume no Uzumaki” con imágenes de Miia abrazando a su exnovio- “¡¡ESTO DEBE SER UNA BROMA DE MAL GUSTO!!” -grito con todas sus fuerzas y destrozando el periódico en pedacitos-.

-Minutos más tarde - oficina del Rokudaime Hokage-​

“Ahh… Etto… ¿en qué puedo ayudarte, Hinata?” -pregunto un asustado Kakashi que no se esperaba la repentina llegada de la heredera Hyūga en su oficina-.

“Escúcheme bien remedo de Hokage, le exijo en este instante que hable con los dueños del canal 22 y cancele el programa de Naruto-kun” -ordeno la Hyūga sin ningún rodeo amenazando al Hokage con un cuchillo de cocina-.

“¿P-puedes bajar ese cuchillo? Por favor” -pidió el Hokage a Hinata que lanzo el arma contra la vieja foto del Equipo 7 colgada en un muro- “no era necesario que vengas a amenazarme de esa forma, Hinata.”

“Entonces ayúdeme con mi problema y deje de perder el tiempo leyendo esas porquerías de libros que tiene oculto en su escritorio” -Kakashi se sintió ofendido por como Hinata ofendía su preciado tesoro- “si no le quedó claro se lo diré otra vez, ¡CANCELE ESE MALDITO PROGRAMA, ESO YA AFECTO MI VIDA Y RELACION PROFESIONAL!”

“Aunque me lo pidas de esa forma no puedo hacer nada al respecto. Puede que sea el Hokage, pero no puedo ordenar a un estudio de televisión de cancelar un programa porque yo lo ordeno. Eso es abusar de mi poder” -explico Kakashi a Hinata- “lamento decirte que no puedo hacer para…” -fue interrumpido por la heredera lo amenaza con otro cuchillo de cocina que misteriosamente saco de la nada-.

“Dije que vas a ayudarme… quieras o no” -ordeno la Hyūga con una mirada tajante que le causo terror al Rokudaime-.

“H-Hai…” -respondió levemente Kakashi que tomo el teléfono- “solo dame un minuto para contactarme con el canal” -dicho eso saco una revista de programación en su escritorio, comenzó a buscar el número telefónico del canal 22 hasta encontrarlo, marco el número y espero unos segundos hasta que su llamada fue contestada- buenos tarde, soy el Rokudaime Hokage Kakashi Hatake y me gustaría hablar con el dueño del canal –la operadora le dijo que esperara mientras se escuchaba la música de espera, bastaron unos minutos para que la llamada sea contestada por una secretaria- “buenas tarde, soy el Rokudaime Hokage Kakashi Hatake de Konohagakure no Sato. Quisiera hablar con la persona encargada de transmitir el programa de Monster Musume no Uzumaki si no es mucha la molestia” -pidió de forma cortes para que la secretaria le diga que espere un poco. Al pasar cerca de un minuto la llamada fue contestado por otra persona- “¿usted es la persona encargada del programa? Mire, quiero hablarle de un asunto que involucra a una de mis Kunoichis, más específico a la heredera del Clan Hyūga” -empezó a explicar la situación de Hinata y de los problemas que está pasando- “si no es mucha la molestia, ¿hay una forma que arreglar o cambiar el personaje de Miia?” -pidió el para luego escuchar los gritos e insultos de parte del encargado que le corto la llamada- “…hmmmm, decirme estúpido de mierda antes de cortarme estuvo demás” -finalizo el colgando el teléfono-.

“Y que le dijeron, ¿van a cancelar ese estúpido programa?” -pregunto Hinata cruzada de brazos para que el Rokudaime suelte un suspiro de cansancio-.

“Lamento decirte que no van a cancelar el programa por nada en el mundo” -informo Kakashi para el desagrado de Hinata que exigió saber el motivo- “el programa de Naruto ha tenido tan buena impresión en el público televidente que van a seguir transmitiendo. De hecho, será transmitido a los demás países este viernes.”

“¿¡QUÉEEEEEEEE!? ¿¡Van a transmitirlo en todos los países!?” -grito la heredera Hyūga- “¡¡Pero si solo muestran a chica que se roba mi apariencia y que se desnuda!! ¡¡Que tiene de impresionante eso!!”

“Al parecer al público les atrae más el amor imposible de Miia que las escenas donde sale desnuda” -aclaro Kakashi dejando callada a Hinata- “sé que suena raro, pero es la verdad. El público quiere ver como se desarrolla la relación entre ellos y ver como avanza. Es por eso que se volvió tan popular” -menciono durante la ‘amable’ que tuvo con el encargado-.

Hinata bajo su cabeza en señal de derrota ante las palabras de Kakashi, por más que ella insistiera o exigiera, el programa no será cancelado por nada en el mundo.

“¿Hinata, estas bien?” -pregunto el pero la Hyūga no decía nada, solo apretaba sus puños con fuerza- “ummm… ¿Hinata?” -volvió a nombrar a la mencionada, luego su cuerpo empezó a liberar una leve capa de Chakra que la rodeo por completo- “¡Hinata? Me estas empezando a asustarme… y mucho” -decía el Rokudaime que se levantó de su asiento temiendo que algo terrible va a pasar viendo como la heredera Hyūga liberaba más Chakra- “H-Hinata-chan, por favor tranquilízate… solamente es un simple programa… ¡no es necesario que te pongas tan alterada!” -grito este refugiándose debajo de su escritorio esperando lo peor. Sabiendo que no saldría vivo de esta, se le ocurrió una idea para salvar su trasero- “creo que, iré a ver a los Genin a la Academia. Eso es lo que voy a hacer” -dijo retirándose lentamente de la oficina mientras Hinata seguía expulsando Chakra de forma alarmante- “no sabes que, iré al Consejo, si, recordé que había junta de consejo” -Kakashi aceleró el paso, Hinata oprimía sus puños con tal fuerza que su Chakra podía verse en ellos junto con pequeños gruñidos salían de la boca de la heredera- “¡¡MEJOR ME VOY A LA MIERDA!! ¡¡SI, ME VOY A LA MIERDA!!” -el Rokudaime corría como si el cobrador estuviera detrás de él, en la aldea todos realizaban sus actividades cotidianas donde algunos comentaban sobre el nuevo programa donde Naruto es el protagonista, y es cuando todo mundo sintió el verdadero terror, un grito de guerra se escuchó desde la Torre Hokage seguida de una explosión, de la cual la silueta de una chica que sale por la ventana intercepta a Kakashi el cual literalmente se había cagado de miedo-.

“¡¡¡TUERTO ESPANTAPAJAROS!!!” -Kakashi se sorprende al escuchar "Tuerto Espantapájaros"- “¡pervertido o lo que sea, ya no lo soporto! ¡usted me ayudará a cancelar ese programa!” -Kakashi ofendido le recrimina por qué tenía que hacer lo que le ordenaba- “porque usted es el único que tengo a mi alcance para desquitar toda mi furia si se me agota la poca paciencia que me queda, así que sea un buen Hokage… ¡¡¡Y CANCELE ESE MALDITO PROGRAMA DE TELEVISIÓN!!!”

“¡¡ESTA BIEN HINATITA, HARE LO QUE ESTE A MI ALCANCE PARA CANCELARLO!!” -el Rokudaime sale corriendo a la Torre Hokage no para trabajar en ello, sino para ocultarse de la furia de Hinata Hyūga-.

“Ahh que bien se siente cuando las personas son cooperativas” -dijo la heredera Hyūga más calmada y con una sonrisa para retirarse de la zona dando brinquitos de felicidad donde los aldeanos la miraban como si estuviera loca-.

-Viernes - Mansión del Clan Hyūga-​

Ya faltaba poco para que el segundo capítulo de Monster Musume no Uzumaki empezara, Hinata era acompañada de Sakura y Hanabi que tenía todo listo para grabar el programa, el resto de los miembros del Clan estaban en otro sector de la mansión para no salir lastimado en caso de otro arranque de celos de la heredera. Aparte de Sakura y Hanabi, Ino y Tenten estaban presentes para acompañar a su amiga sabiendo de los problemas que pasaba.



(N/A: Tanto Ino como Tenten tienen la misma apariencia de The Last. ¿Por qué? Porque soy un perezoso de mierda que no quiere describir sus apariencias)

“Gracias por venir chicas, en verdad necesito algo de apoyo por los problemas que estoy pasando últimamente” -agradeció la heredera Hyūga a sus dos amigas- “la verdad es que iba a encerrarme en mi habitación y esperar a que el programa termine.”

“Para eso están las amigas, para apoyarse en los momentos más difíciles” -señalo Tenten colocando una mano sobre el hombro de Hinata-.

“Pase lo que pase estaremos para darte ánimos esta noche, así que no te preocupes” -dijo Sakura que también apoyaba a Hinata, quien le agradeció por esas palabras de ánimo-.

“Yo solo estoy aquí para ver el programa de Naruto-san, y de paso ver que a pasar con él y Miia” -decía Hanabi que tenía un gran tazón de palomitas. Le parecía divertido ver los celos de su hermana mayor- “ya quiero ver que van a mostrar el capítulo de hoy.”

“No eres la única que está esperando que comience el programa” -comento Ino Yamanaka sentada al lado de Hanabi mientras sacaba algunas palomitas- “tengo que admitir que Naruto-kun se ha puesto muy apuesto estos dos años. Si él no hubiera marchado de la aldea por su lesión o que Hinata fuera manipulada por Kiba, le pediría que fuera su novia” -su comentario solo hizo que Hinata se deprima rápidamente-.

“Repíteme por favor el por qué la trajimos aquí” -pregunto Tenten a Sakura que tampoco sabía el por qué trajo a Ino en primer lugar-.

“¡Miren, el programa va a empezar!” -anunciaron Ino y Hanabi, la Hyūga de inmediato tomo el control remoto y grabar el nuevo episodio de Monster Musume no Uzumaki-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“En una cita~ una cita~ estamos en una cita~” -cantaba una muy feliz Miia que iba bien arreglada para su cita con Naruto- “estoy en una cita con mi Dārin~ ¡en una cita~!”

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

Sakura, Ino, Tenten y Hanabi se alejaron lo más pronto de Hinata temiendo que ella estallaría, pero la peliazul tenía una expresión neutra mientras las venas en su frente y la forma que rechinaba sus dientes era una evidente señal que esta furiosa.

“Es un milagro que Hinata mantuviera la calma” -señalo Ino viendo a la mencionada que no se movía de su asiento y sin quitarle los ojos de encima al televisor-.

“A mí me sorprende que sigamos con vida” -menciono Tenten aliviada pero la situación era peligrosa- “¿creen que en verdad es buena idea que ella siga viendo el programa?”

“Hinata está haciendo su mayor esfuerzo para ver lo que pasara, además…” -declaro Sakura- “quiero ver que pasara en el programa, hay que admitir que el programa es muy bueno” -murmuro en voz baja a sus amigas estaban de acuerdo-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“¡Ya para con eso! ¡Es vergonzoso!” -exclamo Naruto avergonzado de como las personas a su alrededor- “¡y esto NO es una cita! Estamos aquí para que te acostumbres a la sociedad humana, ¿recuerdas?”

“Así que, ¡es una cita en sociedad entonces~!” -dijo Miia que parecía estar más interesada en la cita que su deber en el Intercambio cultural- “¡apresúrate Dārin! Recuerdas lo que la Srta. Smith te dijo, ¿cierto?”

-Flashback-​

“Muy bien entonces, lo último que falta es la integración a la sociedad humana. Las familias anfitrionas no pueden dejar solos a sus invitados. Para acostumbrar a las chicas a la sociedad humana necesitas hacer cosas junto con Miia y estar ahí para apoyarla. Poniendo de forma más simple tienen que el tiempo con ella” -informo la Srta. Smith sentada en el sillón de piernas cruzadas sosteniendo un librito con su mano izquierda, y con la derecha sostenía una taza de café-.

“Umm, Srta. Smith… ¿ese no se supone que es trabajo del Coordinador? Ese es su trabajo, no el mío” -menciono Naruto que leyó sobre las reglas del Intercambio Cultural-.

“Lo siento, pero estoy muy ocupada en este momento” -fue la respuesta de la Coordinadora para la mala suerte del Uzumaki- “oh, y no te atrevas a llevarla a un Love Hotel, ¿está bien?” -añadió ella sonriendo de forma dulce y aterradora-.

-Fin del Flashback-​

“A veces pienso que la Srta. Smith me deja todo el trabajo a mí… y me está haciendo perder mi trabajo de medio tiempo también” -decía Naruto cruzado de brazo-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“Entre la Srta. Smith y la Godaime Mizukage no hay mucha diferente a pesar del color de su cabello, ambas son negligente con sus deberes” -comento Ino a lo que las demás están de acuerdo-.

-En Kirigakure no Sato-​

“¡A-chuuu!!!” -estornudo Mei que también observaba el programa en su hogar”- “…grandioso, otra vez deben estar hablando y comparándome con Smith” -se quejó porque era como la sexta vez del día que la comparan con la coordinadora-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“¡Vamos Dārin! ¡Nuestra cita nos aguarda!” -Decía Miia animada y arrastrando al Uzumaki con su cola para comenzar con su primera cita-.

Miia y Naruto se divirtieron mucho en su ‘cita’, lo primero fue ir a un restaurante que sirven buena comida para el agrado de la Lamia, luego fueron a los arcades y para sorpresa del Uzumaki fue que la pelirroja resulto ser muy buena con las maquinas atrapa peluches. También se tomaron en esas cabinas de fotografía… lo malo fue que Miia lo abrazo muy fuerte con su cola hasta el punto que el rubio perdió el conocimiento.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“Chicas… recuérdenme que el día… el día que Kiba salga de prisión...” -decía Hinata conteniéndose por lo que estaba viendo, básicamente la Lamia tenía su cita soñada con su Naruto- “juro que… que voy a sellarle por completo sus Tenketsu… para que su carrera ninja… termine para siempre –activando su Byakugan para hacerla lucir más aterradora de lo que se veía y que sus amigas le digan que sí. Ino, Sakura y Tenten también detestaban al Inuzuka por jugar con su mejor amiga-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“¡Ahh, esto es tan divertido! ¡Yo pensaba que Japón era un lugar muy formal, pero en realidad hay montones de cosas por hacer!” –decía Miia tomada del brazo de un sonrojado Naruto- 2aunque puede ser un poco difícil porque muchos lugares están diseñados solo para los humanos… en serio quería cantar en el karaoke.”

“…Si, las habitaciones de los karaokes son muy estrechas para ti” –dijo Naruto imaginándose estar atrapado por la cola de Miia en una habitación con tan poco espacio-.

“Pero bueno, nuestro país tampoco fue construido para otras especies… ¿huh?” –de pronto la Lamia vio un letrero de una tienda que llamo mucho su atención, en él tenía escrito ‘Una tienda para todos los tamaños ¡atendemos a personas de todas las especies y tamaños!’- “¡mira Dārin! ¡Esa tienda atiende a las interespecies, entremos!” –Empezó a jalar el brazo del rubio para ir hacia la tienda-.

“¡Auch, espera Miia! ¡Deja de mi…!” –decía Naruto que se quedó callado al momento de cruzar la entrada de la tienda y ver algo que no se esperaría ni tampoco Miia- “espera… ¿¡esto es una tienda de lencería!?”

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“¡Lo sabía, esa víbora roba identidad planeo todo desde un principio!” –Exclamo Hinata que se levantó de su asiento-.

“¿De qué rayos estás hablando Hinata? ¿A qué te refieres de que Miia lo tenía planeado desde el principio?” –pregunto Sakura que no entendía lo que la Hyūga decía-.

“¿¡Es que no lo ven!? ¡¡Ella solo usa lo de la tienda como pretexto para poder engatusarlo con sus encantos!!” –Explico la Hyūga para que la Yamanaka pregunte el cómo sabia eso- “¡¡Eso es lo que habría hecho si YO fuera la que tenga una cita con Naruto!!”

“Pero nunca lo haces porque prefieres acosarlo a escondidas desde los nueve años y tomar apuntes de todas las cosas que él hace” –se burló Hanabi que comía sus palomitas-.

“¡¡Te mato…ahora sí que te mato Hanabi!!” –Grito Hinata que era retenida por sus amigas para evitar una masacre en la mansión-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“Etto… bueno entonces… solo me quedare afuera mientras tu estas… ¡¡¡GAAAHHH!!!” –decida el rubio que fue interrumpido por Miia que lo sujeto del cuello y meterlo a la tienda de lencería-.

“¡Eso sí que no! ¡La Srta. Smith dijo claramente que teníamos que estar juntos todo el tiempo!” –Dijo Miia que no dejara que su Dārin se alejara- “¡disculpe! ¿Tiene algo para las Lamias?” –le pregunto a la encargada de la tienda que le mostro algunos modelos de lencería-.

“Uhh... esto es tan incómodo…” -Naruto no se sentía bien de lo que digamos al estar rodeado de ropa íntima femenina y ver como Miia escogía algunos sostenes, de pronto su curiosidad le llamo la atención mientras veía unos maniquís- ‘pensando en eso… las Lamias usan pantis? ¿Y cómo funcionara eso?’ –pensó el curioso-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“Eso es un tema muy interesante” –decía Ino- “es obvio que Miia puede usar un sostén, pero el detalle es ¿Cómo ella puede poner unos pantis si la parte inferior es de una serpiente?”

“Quizás ella use algún tipo de pantis especiales o algo por el estilo… pero con el cuerpo que tiene es difícil de imaginárselo” –señalo Tenten al tema-.

“Oigan… no creerán que Miia no lleve ropa interior, ¿ustedes que creen?” –Pregunto Sakura para que las demás nieguen a eso- “es que imposible que una Lamia lleve pantis, hasta Ino señalo eso por su cuerpo, es ilógico que use pantis.”

“¿¡Pueden dejar de hablar sobre pantis en este momento!? ¡¡Ya me basta con que esa serpiente se parezca a mí y que se desnude como si no tuviera vergüenza!!” –pidió Hinata toda roja y avergonzada-.

‘¡Fue una gran idea en estar grabando el programa, ahora tengo algo para disfrutar y burlarme de Hinata!’ –Pensaba Hanabi viendo el programa-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“¡Oye Dārin! ¿Cuál te parece mejor?” –pregunto Miia que saco de sus pensamientos al Uzumaki- “yo en realidad no nunca he usado un sostén, así que no sabría cual elegir” –luego ella se inclinó un poco hacia adelante para jalar un poco el cuello de su camisa mostrando que en realidad no usaba sostén, causando que él tuviera una leve hemorragia nasal-.

“Bu-bueno… no es como yo supiera al respecto…” -dijo el desviando la mirada para el disgusto de Miia, luego ella volteo hacia los vestidores para agarrar a Naruto del cuello y meterlo junto con ella al vestidor- “espera, ¿¡por qué me trajiste aquí contigo!?”

“Tenemos que estar juntos todo el tiempo, ¿no lo recuerdas?” –decía Miia que le lanzo a su Dārin los dos sostenes que escogió- “ahora da un vistazo y dime cual prefieres, ¡así yo puedo usar algo de tu gusto!” –al decir eso se quitó la parte superior de su ropa y dejar al descubierto sus grandes senos y con su cola levanto un poco su falda- así que echa un bien vistazo y escoge por mi…

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“Guau… esa Miia es muy directa” –decía la Yamanaka impresionada de lo atrevida que puede llegar a ser la Lamia- “ella se ganó mi respeto, yo no sería así de atrevida con un hombre.”



“Tal vez deba aprender algo de ella para conseguir un novio” –dijo Tenten haciendo memoria de las cosas que hace la pelirroja en televisión y ver si le resulte a ella para encontrar una pareja-.

“…” -Sakura se quedó callada por dos razones; una se debe a que no era tan atrevida como sus dos amigas y Miia, y la segunda se debe a que ella le faltaba varios centímetros en ciertas partes de su cuerpo-.

“¡POR QUEEEEE! ¡¡YO DEBERIA HACER LA QUE MUESTRE SU CUERPO A NARUTO-KUN!” –reclamaba Hinata mordiendo un pañuelo de lo celosa que estaba, Hanabi iba a decir unas palabras, pero su hermana la interrumpo- “¡¡NI SE TE OCURRA DECIR UNA PALABRA O TERMINARAS EN EL HOSPITAL!!”

“¡Tsk! Celosa” –murmuro la Hyūga menor sin dejar de comer sus palomitas-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

Naruto está completamente rojo al ver a la Lamia de esa manera, por un instante quería olvidarse lo de la prohibición, tomar a la chica y de disfrutar de ese tentador cuerpo, pero decidió ignorar sus instintos y salió del vestidor a toda velocidad.

“¡¡¡Ambos se ven bien, los llevaremos!!!” -decía Naruto una vez fuera del camerino-.

“¡¡¡Espera Dārin, se supone que tenemos estar juntos todo el tiempo!!!” -decía Miia tratando de detener al rubio-.

“¡¡¡Pero no hay que hacerlo literalmente!!!” -dijo muy molesto mientras apretaba su puño, luego se da cuenta que en su mano tenía algo- “¿Hmm?” -abrió para ver algo que parecía una servilleta- “¿qué es esto? ¿Un nubra? Se siente como silicón... nunca había visto algo como este. La parte de atrás se siente toda pegajosa y tibia” -el rubio comenzó a revisar detenidamente el objeto que tenía en mano-.

(N/A: No tengo detalles sobre que es un nubra, pero en el capítulo dos del manga, dice que es un sostén autoadhesivo)​

“¿Da-Dārin?” -decía Miia que asomo su cabeza a través de las cortinas del vestidor- “Umm... lo siento por arrastrarte al probador… ¿así que podrías devolverme mis pantis ahora?” -dijo muy, pero muy apenada-.

“¿Eh?” -era lo único que podía decir al respecto para que Miia le quite la prenda íntima-.

“¡Oh Dārin, eres un pervertido!” -gritaba la pelirroja muy apenada cerrando las cortinas del vestidor. Por otro lado, Naruto no pudo evitar sonrojarse brutalmente al imaginarse a la Lamia usando esas ‘pantis’-.

“Si usabas pantis…” -dijo el rubio ante tal reciente descubrimiento-.

“¡¡¡Baka!!!” -grito Miia desde el vestidor y darle un buen golpe con su cola que saco volando de la tienda al Uzumaki-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“En verdad usaba pantis” –dijeron las amigas de Hinata impresionada de que, si existan pantis para las Lamias, pero en el caso de Hinata…-.

“No voy a salir a la calle por lo que me resta de vida” –decía la heredera de los Hyūgas en un rincón rodeada de un aura depresivo-.

“Alégrate que no usas ese tipo de pantis porque no faltaría el pervertido que te pregunte si puedes mostrárselas” –dijo Hanabi para deprimir aún más a su hermana mayor-.

“¡Cierra la boca Hanabi!” –Gritaron las amigas de la peliazul para darle ánimos y que se olvide del tema de las pantis-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

Minutos después ambos jóvenes salieron de la tienda para seguir en lo que estaban haciendo, Miia iba adelante aun apenada de lo que sucedió en la tienda y Naruto la seguía por detrás llevando unas bolsas de compra.



“¿Sabes Dārin? ¡Solo un pervertido robaría las pantis de una chica!” -decía la Lamia que no podía quitarse la vergüenza-.

“¡Yo no quería! ¡Ni siquiera tenía idea que eran tus pantis!” -se defendía el rubio y a la vez se sonrojaba-.

“Si tenías curiosidad, pudiste haberme preguntado y te las mostraría” -al decir eso el rubio se puso bastante rojo-.

“¡No digas esas cosas en la calle!” –Dijo Naruto a la Lamia para que vuelva a hablar de asunto-.

Justo en ese momento un hombre pelinegro con barba junto con una mujer de cabello morado apareció en una esquina y se sorprenden de ver a Miia.

“¡Jajajaja! ¿¡Qué diablos es esa cosa!?” -decía la mujer que se burlaba de Miia-.

“¡Oh por dios, eso luce tan raro y asqueroso jajajaja!” -dijo el hombre y a la vez su pareja se reía con más fuerzas-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“E…e… ¿están viendo lo que…yo veo…o es imaginación mía?” –Ino tenía sus ojos bien abiertos de la sorpresa-.

“N-no es imaginación tuya… yo también lo veo” –Sakura estaba en las mismas que la rubia-.

“E-esos dos que acaban… de aparecer… se… se parecen…” –hasta Tenten se veía incrédula mientras apuntaba con su dedo a la pareja que salen en el programa-.

“¡Son idénticos a Sasuke y Ami!” –Finalizo Hinata viendo a esa pareja que se parecían a sus ex compañeros de la academia-.

-En algún sector de Konoha-​

“¡¡Por qué me pusieron como villana!!” –Exclamo la Kunoichi Ami que estaba en su departamento viendo el show y que no se esperaba que hubiera otra persona parecida a ella-.

-En la nueva Prisión de Sangre-​

Muchos de los prisioneros y guardias estaban reunidos en un sector viendo el programa que les llamó mucho la atención, entre los reos se encontraba un encadenado Sasuke Uchiha que rechinaba los dientes al ver a un imitador en el show.

“¡¡Maldito seas Dobe!! ¡¡No te basto en que me mandaran a prisión por tu culpa, sino que también me humillas en tu estúpido show barato!!” –grito el Uchiha furioso-.

“¡¡YA CALLATE IMBECIL, QUEREMOS VER EL PROGRAMA!!” –Gritaron todos los guardias y prisioneros para que el pelinegro se haga chiquito y que todos sigan viendo el show-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​


Las burlas de la pareja provocaron a la pelirroja que se enfadó y de inmediato movió su cola para golpearlos, pero lo que sucedió fue que Naruto se interpuso en el camino y recibió de lleno el golpe que lo tiro al piso.

“¡Ay no! ¿¡Estas bien Dārin!?” -dijo Miia bastante preocupada mientras que la pareja se reía de lo que paso- “¿¡Por qué te pusiste en medio!?”

“Miia... recuerda que no puedes estar... golpeando a la gente” -decía Naruto que se sobaba la mejilla y recordaba otra parte de la conversación que tuvo con Kuroko-.

-Flashback-​

“Hay otro detalle muy importante que debo mencionarte, es de una ley que dice: ‘Los humanos no deber lastimar a los no-humanos. Esto también va para el otro lado ‘Los no-humanos no deben lastimar a los humanos’” -explico Smith bastante seria- “nuestra meta es llegar a una coexistencia pacífica entre ambas especies, pero aún no llegamos a eso. Aún hay muchas áreas de controversia, así como una desconfianza general contra las especies no-humanas. En el caso de Miia, su especie recibe muchas críticas debido a su drástica diferencia con los humanos. Si ella fuera a atacar a alguien albergando sentimientos negativos contra ella, tendríamos que enviarla de vuelta a su país. Así que...” -bajando un poco sus gafas para guiñarle un ojo al rubio- “cuida muy bien de ella, Dārin.”

-Fin del Flashback-​

Naruto se puso de pie con la ayuda de Miia y en eso la gente de su alrededor se acercaron a ellos, o más bien se enfocaron en la Lamia para tomarle fotos y a murmurar cosas como "¡Eso es lo que llaman Lamia!", "Ese sujeto quien es, ¿acaso es su novio?", "Nunca había visto una Lamia, "Su cola es enorme". Esas cosas ponían a Miia bastante nerviosa y el rubio decide intervenir.

“Uhm, disculpen todos… ¡no deberían de estar tomando fotos sin permiso! ¡Así que si pudieran parar de hacer eso…!” –pidió Naruto al público que no hacían caso y seguían tomando fotos a Miia que empezó a sentirse muy incómoda-.

“Dārin… ¿podemos ir a un lugar más privado?” –pidió la Lamia más que incomoda-.

“Vámonos de aquí…” -Naruto tomo de la mano a la pelirroja para alejarse del público- “estamos un poco lejos de casa, así que debemos encontrar un lugar privado…” -mientras buscaban un lugar para ocultarse y que las cosas se calmaran, el rubio y la Lamia terminaron en frente del lugar que menos pensarían en ocultarse, un Love Hotel-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“¡Por fin esa copia barata recibe su merecido! ¡Veamos si ahora le gusta ser el centro de atención!” –Dijo Hinata que ahora disfrutaba ver como sufría Miia-.

“Eso fue muy cruel de tu parte Hinata. Quizás no te agrade Miia, pero no es para que te comportes de esa manera, solo es un programa de televisión” –dijo Sakura regañando a su amiga que lo importo para nada-.

“Pobre de Miia, no me gustaría estar en su lugar por la discriminación a su especie” –dijo Ino sintiendo pena por la Lamia-.

“Yo me pregunto qué va a pasar con Naruto y Miia dentro de ese hotel. No me imagino los problemas que pasarían si corren rumores falsos si llegan a verlos” –menciono Tenten-.

“Ustedes se preocupan por eso, pero a mí me preocupa más la salud mental de mi hermana” –dijo Hanabi en voz baja para que las demás solo la escuchen a ella- “si esto continua así temo que esto le cause daños psicológicos” –Ino, Sakura y Tenten estaban de acuerdo y discretamente vieron como su amiga empezó a ahocar con sus manos un peluche casi parecido de Miia- “¿lo ven? Ya me está dando miedo.”

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

En unas de las habitaciones del edificio, Naruto se encontraba sentado en la cama mientras que Miia se estaba dando un baño para sentirse más tranquila. Por alguna razón el Uzumaki no se sentía muy a gusto debido a que se metieron al lugar que la misma Srta. Smith le prohibió llevar a la pelirroja.

‘Muy bien Naruto, debes calmarte y pensar bien las cosas. ¡Estábamos en una emergencia, no podíamos andar por ahí perdiendo el tiempo buscando un lugar para escondernos y por casualidad este era el único sitio que nos quedaba!’ –Pensaba Naruto tratando de calmarse- ‘¡pero viejo, la atmosfera aquí me está volviendo loco!’

“Fiuu~ ¡El baño de aquí no es nada comparado con el que hay en casa, pero aun así se me gusto!” -decía la Lamia saliendo del baño llevando una bata solamente-.

“D-Dime Miia... ¿c-como te sientes ahora?” -pregunto el rubio más que nervioso-.

“Ya me siento mejor Dārin, este Hotel es muy relajante, no me molestaría pasar la noche aquí” -dijo Miia alegremente-.

“E-Esta bien, solo estamos aquí por un respiro… no tenemos que quedarnos a pasar la noche” –dijo Naruto para evitar más problemas-.

“¿Eh? ¿Por qué no? ¿No se supone que para eso son los Hoteles?” –pregunto Miia, pero Naruto no sabía que responderle- “por cierto, ¿Que hacen aquí las personas en este sitio?” -pregunto inocentemente mientras observaba la habitación-.

“¿¡Por qué me preguntas eso, yo no tengo ni idea de lo que hacen las personas en este Hotel!?” -respondió Naruto que seguía evitando el tema. Luego Miia voltio para ver una cosa que llamo su atención-.

“Por cierto ¿qué es esto, es goma de mascar?” -pregunto la Lamia mostrando un paquete de condón-.

“¡¡¡D-D-Deja eso en su lugar y no lo vuelvas tocar!!!” -grito Naruto muy alarmad mientras que Miia dejaba el condón en donde lo encontró-.

La pelirroja se sentó al lado su familia anfitriona, por unos minutos los dos estuvieron muy callados hasta que ella decidió tomar la palabra.

“Creo que los humanos en verdad no nos quieres” -decía ella llamando la atención de Naruto- “solo están siendo buenos con nosotros porque la ley de los dice... ¿tal vez tú también estas siendo bueno conmigo para no ser arrestado, cierto Dārin?”

“Eso no es verdad Miia...” -el rubio no pudo continuar al ver como Miia dejaba caer la bata de baño y dejando ver su cuerpo totalmente desnudo-.

“Mírame Dārin, estoy completamente indefensa, si tu fueres a lastimarme ahora, no haría nada para defenderme” -decía ella acostada en la cama del hotel mientras algunas lágrimas caían de sus ojos- “¿aun sigues… asustado de mi… cariño?”

Naruto no sabía que decirle a la pelirroja para ayudarla en este difícil momento que pasaba, pero cuando quiso consolarla la puerta de la habitación junto con una gran parte del muro estallara dejando entrar a unos tipos vestidos con trajes al estilo SWAT para sorpresa de los dos jóvenes que se llevaron tremendo

“¡DETENTE AHI!” -decía uno de los sujetos que apuntaba a los jóvenes con una pistola. A simple vista se podía ver que esa persona era una mujer que llevaba puesto un cubre bocas y unas gafas de sol que se les hacía muy familiar a los jóvenes- “¡ESTE ES EL ESCUADRON DE SEGURIDAD DEL INTERCAMBIO CULTURAL!” -tanto Naruto como Miia estaban impactados por lo que estaba pasando- “¡DE ACUERDO A NUESTRA INFORMACIÓN, UN HUMANO MASCULINO ARRASTRO A UNA LAMIA FEMENINA AQUI PARA PROPOSITOS OBSCENOS! ¡COMO LA LEY SOBRE EL INTERCAMBIO CULTURAL ENTRE ESPECIE DEJA...! ¿Eh?... Pero que sorpresa, si es nuestro querido Dārin-kun” -decía aquella mujer que se bajó el cubre bocas revelando su identidad-.

“¿¡SRTA SMITH?!” -dijeron Naruto y Miia al reconocer a la coordinadora de intercambio cultural- “¿¡Como supo que estábamos aquí!?”

“¡Ustedes dos no deberían de subestimar nuestra habilidad para reunir información!” –Decía Smith- “solo tuvimos que usar Twitter.”

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“¿Qué es eso del Twitter?” –Pregunto Hanabi que es la primera vez que escucha esa palabra-.

“No tengo ni idea” –respondieron las demás chicas al mismo tiempo, ellas tampoco tenían conocimiento de las costumbres de otros países lejanos-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

Cuando Naruto le explico lo que sucedió y del por qué se ocultaron en el Love Hotel, Smith se ofreció en llevar a los chicos de regreso a casa luego de un día difícil, para su mala suerte fue toparse con la pareja que estuvo burlándose de Miia hace horas atrás.

“¡Pero mira nada más, es la chica serpiente de nuevo!” –Señalo el sujeto con barba mientras la señalaba con el dedo-.

“¡Eeeewww, que hace esa cosa en este lugar!” –Menciono la pelimorada sin dejar de burlarse de Miia-.

“¿¡En serio pudo hacerlo con ella!?” –Menciono con burla el hombre riéndose-.

“¿¡Acaso esa cosa tiene una vagina!?” -señalo en las mismas que su compañero mientras Miia apretaba los puños con furia-.

“Miia tranquilízate por favor” –pidió de forma serena la Srta. Smith viendo que la pelirroja estaba a punto de lanzarse a golpes contra la pareja-.

Lo que sucedió fue algo inesperado para Miia y Smith al ver como Naruto le dio un buen golpe en el rostro del sujeto hasta casi hundir su puño en el rostro y mandarlo a volar junto con la mujer para que ambos se estrellen con la entrada del hotel.

“Este… ¿me habré… propasado?” –Decía el Uzumaki dándose cuenta de lo que hizo y observaba como dejo inconsciente a la pareja-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“¡Eso fue lo más genial que he visto en mi vida! ¡Quién diría que Naruto fuera así para defender el honor de Miia!” –decía la Yamanaka con sus ojos que se convirtieron en corazones- “¡como desearía que mi pareja me defendiera de esa manera!”

“Yo también quisiera que defendieran mi honor de esa manera” –dijo Tenten con un sonrojo adornando su rostro y con una mirada soñadora-.

“Si no hubiera perdido mi tiempo en ese tonto de Sasuke, quizás yo estaría en el lugar de Miia” –dijo Sakura que envidiaba a la Lamia-.

“Esa debería ser yo…” –Hinata regreso al rincón para hacer circulitos con el dedo índice-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“¡Ow! ¡Ow! ¡Ow! ¡Ow! ¡Eso duele!” –Se quejó Naruto que le vendaban la mano por cortesía de la Coordinadora, ahora ellos se encontraban en la sala principal de la casa del Uzumaki luego de lo que pasó-.

“Eres un hombre, comportarte como tal. Solo tienes un pequeño esquince en la muñeca” –dijo Smith que termino su trabajo, hasta le puso un parche en la mejilla izquierda de Naruto por el golpe-.

“Por cierto, que paso con esos dos…” -pregunto Naruto sobre la pareja que lastimo-.

“Descuida. Ya conversé con ellos y llegamos a un acuerdo extrajudicial” –respondió Smith de una misteriosa que le causo mucho miedo a Naruto- “por último, con respecto al corte en tu mejilla…”

“¡Me tropecé!” –Respondió el Uzumaki rápidamente levantando el pulgar para ocultar lo que paso-.

“¡Muy bien!” –Smith también levanto el pulgar por la respuesta del rubio- “te deseo la mejor de la suerte entonces, nos vemos” –se despidió y retirarse de la casa dejando a Uzumaki y la Lamia-.

“Umm… Dārin” –hablo Miia parada en la puerta de la sala- “¿Por qué lo hiciste?” –pregunto ella-.

“Bueno, fui yo quien salto en frente de tu cola… además no es la gran cosa…” -respondió el rubio de forma simple-.

“No, no es eso… bueno eso también, pero…” -menciono ella sobre lo que paso cuando el rubio golpeo a esos que se estaban burlando-.

“Si lo hacía yo, sería una pelea común. Como los golpee yo, no te deportaran si llegas a lastimarlos” –dijo Naruto- “además… aun cuando eres una Lamia, sigues siendo una chica para mí. No podía permitir que fueran tan crueles contigo” –confeso el para que Miia se sienta conmovida por sus palabras-.

“Dārin…” -la pelirroja tenía unas lágrimas en sus ojos, pero eran lágrimas de felicidad para luego derribarlo en un fuerte abrazo- “¡oh Dārin! ¡Soy tan feliz! ¡Significa mucho que realmente me veas como una chica!” –decía mientras se acurrucaba en el pecho del rubio que murmuro ‘y aquí vamos de nuevo…’- “bien entonces, vamos a continuar desde donde nos quedamos” –levanto su playera para mostrar sus pechos-.

“¿¡Qué!? ¡Espera! ¡Acabamos de evadir así de cerca que te deportaran!” –Grito Naruto todo rojo-.

“¡Descuida! ¡Ya estoy lista para mi primera vez!” –decía la pelirroja tratando de quitarle la playera a su Dārin-.

“Por cierto ‘Dārin-kun’, ¿Qué hay para cenar esta noche?” –De pronto Smith regreso para que Miia y Naruto se separen al instante para que no sean descubiertos-.

“¿¡Qu-qué estás haciendo Smith-san!?” –Pregunto Miia molesta mientras se acomodaba su playera-.

“¿Cómo que qué? Solo tengo hambre” –respondió la Coordinadora para que Naruto diga que es muy exigente- “mmmh… lidiar con esos fue tan difícil…” -fingió estar cansada con la “charla” que tuvo antes con la pareja-.

“Si quieres, tenemos curry…” -dijo el rubio con un plato listo de arroz con curry-.

“¿De verdad? Disculpa las molestias” –Smith se alegró para tomar asiento y empezar a comer-.

“…Justo en la mejor parte” –se quejó Miia por arruinar su primera vez con su Dārin-.

“Miia, creo que olvidaste esto” –dijo Smith que tenía las pantis de Miia que pego el grito de su vida al darse cuenta que no las llevaba consigo-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“Bien, el programa termino y la verdad estuvo increíble” –dijo Ino- “ahora comprendo el por qué es tan popular, en serio que Naruto tiene suerte en salir en él.”

“Opino lo mismo, tiene sus momentos cómicos y dramáticos y la historia es más que perfecta” –señalo Tenten que disfruto de cada escena del programa-.

“Pero el personaje de Miia es muy interesante, ella no desaprovecha el momento para demostrar lo que siente por su Dārin jeje” –menciono Sakura- “no sé si fue idea de Naruto o de otra persona, pero no me quiero perder el próximo capítulo.”

“Fue una gran idea en grabar el capítulo de hoy, solo espero que vuelvan a repetir el capítulo de la semana pasada para grabarlo” –dijo Hanabi para que las demás amigas de Hinata le pidan que les dé una copia- “oye hermana, ¿Qué te pareció el programa de hoy?”

“Mi vida social esta arruinada por completo…” -decía la heredera de los Hyūgas que seguía en el rincón más que destrozada-.

“Mañana la tendremos difícil para se recupere de su depresión” –dijo Sakura viendo a su amiga para que las demás menos Hanabi suelten un largo suspiro-.

Fin del Capítulo.​
 
“Blah blah blah” (Personajes hablando)
‘Blah blah blah’ (Personas pensando)


Capítulo 3: La llegada de la Harpía.​


La semana paso rápidamente y hoy era viernes, y eso significa que esta noche saldría al aire el tercer capítulo del programa de “Monster Musume no Uzumaki” que seguía siendo un éxito rotundo en las naciones. En la sala principal de la mansión Hyūga se reunieron algunos miembros del Boke y Sōke que trajeron algunas botanas, Hanabi se preparaba para grabar el capítulo de hoy para hace varias copias que repartiría a toda su familia, y como siempre Hinata era acompañada de sus mejores amigas y de una invitada especial.

“No saben las tremendas ganas que tenía para ver el capítulo de hoy, muchas gracias por invitarme chicas” –decía el invitado especial que se trataba de Sabaku no Temari que andaba de visita por la aldea-.

“Nadie te invito, tu solo te colaste en la mansión sin permiso” –mencionó Hinata algo molesta con la rubia de Suna-.

“La verdad es que yo la invite” –habló Hanabi sorprendiendo a todas y en especial a su hermana mayor que exigió saber el por qué hizo eso sin preguntarle antes- “te lo pregunte hoy pero como estabas tan sumergida en tus planes de cancelar el programa que no me pusiste atención.”

“¡¡La culpa la tiene Tenten que se negó en entregarme todos los sellos explosivos y barriles de pólvora que tiene en su armería!!” –Respondió la peliazul que planeaba en volar en pedazos los estudios del canal 22-.

“Yo no quiero ser cómplice de tus macabros planes” –dijo Tenten que no quería convertirse en una criminal por culpa de la Hyūga-.

“Creo que tenemos que hablar con Tsunade-sama al respecto de Hinata, me preocupa demasiado su condición mental” –susurró Ino a Sakura- cada vez se pone más paranoica.

“Ya lo sé, más tarde planearemos algo para calmar sus impulsos agresivos” –mencionó la pelirosa para ver que el programa estaba a punto de empezar- “excelente ya ha comenzado el programa.”

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

Era un día soleado y despejado para comenzar un nuevo día, Miia y Naruto se encontraban en la terraza del segundo piso de la casa colgando la ropa lavada, mientras hacían eso, la Lamia tarareaba una música del famoso grupo Anm48 y colgaba unos bóxer del rubio.

“Estas de muy buen humor este día, Miia. ¿Ocurrió algo interesante?” –Preguntó Naruto cargando un canasto de ropa recién lavada, vestía una playera negra y camisa naranja encima de ella y unos jeans azules-.

“¿Qué cosas dices, Dārin? ¡No te pases de listo!” –Decía Miia muy feliz vistiendo una falda corta y playera rosada mientras le daba unas fuertes palmadas en la espalda del rubio- “¡Adoro esa parte tuya!”

“¡Ay, ay, ay, ay! ¡Duele, dueleee!” –se quejó el Uzumaki para que la pelirroja deje de palmearlo para luego sonrojarse-.

“¿Cómo no voy a estar de buen humor? Ese día estuviste tan genial y valiente” –decía la Lamia con una expresión soñadora al recordar ese día en que el rubio golpeo a la pareja, y de paso la imagen de un Naruto más masculina apareció detrás de la chica-.

“¡No perdonare a nadie que lastime a Miia! ¡Esa es mi respuesta!” –Decía el Naruto imaginario que acariciaba la cabeza de Miia-.

“¿¡E-Ese soy yo!?” –Dijo el verdadero Naruto perplejo al verse a sí mismo en la imaginación de Miia, aunque también se preguntaba cómo era posible ver eso-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“¡Jajajajaja! ¡Esa Miia siempre me hace reír con la imaginación que tienes!” –Se carcajeaba Temari al igual que Hanabi, los miembros del clan hacían lo posible para aguantarse las ganas de reírse para no insultar a la heredera del clan-.

“No debo matarla o si no habrá una guerra entre Suna y Konoha. No debo matarla, no debo matarla, no debo matarla…” -empezó a murmurar la peliazul aguantándose las ganas de callar a Temari-.

“No sé por qué te la pasas quejándote Hyūga, deberías reírte un poco con las cosas que hace Miia. A todo el mundo le agrada y se divierte con ella” –señaló Temari-.

“¡Hmph! Todos menos yo” -bufó Hinata cruzada de brazos-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“De todas maneras, la próxima vez yo seré quien te proteja” –dijo Miia guiñándole un ojo al rubio y entrar al interior de la casa-.

“Jajaja… bueno… yo en verdad no corro en situaciones donde sea necesario que me salven” –dijo el Uzumaki que no noto algo que se movía entre las hojas de un árbol-.

De pronto algo ocurrió para que Naruto gritara y que Miia lo escuche y salga a investigar y ver que le paso a su Dārin, cuando salió noto como algunas plumas azuladas caían y ver una figura sobre la baranda que tenía alas en sus brazos y garras parecidas a las de un halcón como piernas que sujetaban del cuello de la camisa del inconsciente Uzumaki. Cuando Miia intento alejar al “secuestrador”, este salió volando muy lejos y llevándose al rubio con el

“¡¡¡DAAAARIIIIIN!!!” –Gritó la pobre de Miia viendo cómo se raptan a Naruto-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“¡Que es lo que acaba de pasar!” –Fue lo primero que dijo Hinata que se levantó de su asiento- “¡esa cosa se fue volando y secuestro a Naruto-kun!”

“T-tenia alas… ¿lo vieron? Tenía alas en lugar de brazos…” -decía Sakura que tampoco se esperaba este desenlace en la historia-.

“Todos lo vimos Sakura… yo la verdad no entiendo que está pasando” –dijo Ino que esta igual de sorprendida-.

“El que secuestro a Naruto debe ser una de las interespecies que tanto se habla en el programa” menciono Tenten recordando de qué se trataba el show-.

“Bueno… solo queda seguir viendo y ver que pasara luego” –dijo Temari para que todas sigan viendo el programa-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“Uuugh… ¿Qué me paso?” –Decía Naruto que comenzó a despertar y abrir de forma lenta sus ojos- “esto es… ¿el parque?” –viendo a su alrededor y ver una fuente que solo se veía en el parque de la ciudad- “¿Cómo rayos llegue a…? ¡¡WHOA!!” –en ese instante se dio cuenta que está colgando de la rama de un árbol para afirmarse y evitar una dura caída- “¿¡Que está pasando!?”

“¡Oh! ¡Ya despertaste!” –dijo una voz femenina que llamo la atención del rubio para ver a una chica… ¿volando?-.

“¿Q…Quién eres?” –preguntó Naruto viendo a una chica entre los 12 años, cabello azul y ojos anaranjados, lo más curioso es que esta ‘chica’ es que tenía alas en lugar de manos con pequeños pulgares, sus piernas parecían a las de una ave de color marrón con garras bien filosas. Sus medidas eran 70-51-75, vestía unos shorts cortos color gris y una blusa negra sin mangas.

“¡Soy Papi!” –Se presentó la chica con una gran sonrisa- “¡Papi la Harpía! ¡Eso es lo que Papi es! ¡Una harpía!” –finalizó ella dejando confundido al Ex-Shinobi-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“Este…chicas, soy yo… o esa niña…” -decía Sakura con los ojos más que abiertos-.

“¡Ooooh, esto se puso muy bueno!” –Decía Hanabi emocionada de lo que está pasando en este momento-.

“No puede ser cierto… esto debe ser una coincidencia…” -decía Ino viendo detenidamente a la reciente niña que acaba de aparecer en televisión- “¿Co…cómo es posible que ella…?”

“No es idea tuya Ino, esto es verdad…” -decía Tenten que se pellizco una mejilla en caso que estuviera soñando-.

“¡¡QUE SIGNIFICA ESO!! ¡¿POR QUE ESA MOCOSA EMPLUMADA SE PARECE A MI!?” –Gritó Temari mas que molesta al ver que el personaje de Papi era 100% idéntica a ella, solo que lucía como una niña, llevaba el mismo peinado recogido en cuatro coletas, y que no tenía esa actitud de mujer presumida y arrogante, más bien mostraba una expresión de felicidad pura-.

“¿Saben algo…?” –decía Hinata que tomo un tazón de palomitas- “creo que está comenzando a gustar el programa” –comiendo unas palomitas y ver la cara que tenía Temari que le alegro su día-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“¿Eh? ¿Papi harpía Papi?” –Dijo el rubio que no entendió la presentación de la peliazul-.

“Es Harpía, la Papi. ¿O era Papi, la Papi? –La chica llamada Papi estaba confusa se le olvido la presentación- “espera, ¿Parpy la Papi? ¿Papi? ¿Papi Bapa Papi?” –Se tomó la cabeza tratando de recordar lo que había dicho-.

“Oye, me puedes decir el por… ¡AARGH!” –Gritó Naruto que termino cayendo de la rama y darse un buen golpe-.

“¿Te encuentras bien?” –Preguntó Papi desde lo alto viendo al Uzumaki tirado en el suelo-.

“…Tu podrías haberme ayudado, ¿lo sabes?” –Dijo el rubio todo adolorido-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“Esto no puede estar pasándome… esto no puede estar pasándome…” -repetía Temari avergonzada de ver a su otro yo- “¡¡mi vida social esta arruinada, Kankurō no parara de molestarme al compararme con esa mocosa alada!!”

“No sé por qué te la pasas quejándote Temari-san deberías reírte un poco con las cosas que hace Papi-chan. A todo el mundo le agrada y se divierte con ella” –Hinata repitió las mismas palabras que le dijo antes la rubia de Suna-.

“¡No me vengas a imitarme Hyūga! ¡Ya me basta con saber que esa Chibiko (Enana) se vea idéntica a mí!” –Reclamó Temari-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“Ouch… como me duele…” -se quejaba el rubio para que Papi descendiera hacia donde él se encuentra- “de todas maneras, ¿¡por qué me secuestraste!? ¿¡Donde está tu familia anfitriona!?

¡Sabes que es ilegal que vayas sola, ¿lo sabias?!” –le dijo a la peliazul-.



“Pero es por eso que te traje” –señaló Papi tranquilamente para que el rubio le diga que no es el que está bajo su cuidado, en eso ella nota algo que llamo su atención- “oye ¿Qué es eso? ¿¡Es comida!?” –Preguntó Papi con estrellitas en los ojos y a la vez ignorando por completo al rubio, luego corrió tomando del brazo en dirección a la tienda, pero cuando solo dio tres pasos, se detuvo y miro confundida a Naruto-.

“¿Por qué me miras así?” –preguntó el rubio viendo como Papi se separó de su brazo y se alejaba-.

“¿Eh? ¿Tú quién eres?” –Fue la pregunta de la Harpía que miraba al Uzumaki como si fuera un desconocido-.

‘¡¡Es una cabeza de chorlito!!’ –Pensó Naruto por la poca memoria que tiene la chica-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“¡¡¡NOOOOO!!! ¡¡¡PORQUE TIENE QUE SER UNA RETRASADA MENTAL, PAGARAS POR ESTO UZUMAKI!!!” –gritó Temari viendo lo “despistada” que es su otro yo-.

“¡Jajajajaja!” –Hinata paraba de reírse, ya era hora que a otra le toque la misma humillación que pasaba-.

“Creo que no es necesario que nos preocupemos por Hinata” –mencionó Sakura con una gota de sudor- “pero pronto tendremos que tener cuidado con Temari” –señaló ella viendo que la mencionada sacaba fuego por la boca-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“Había una persona que no me dejaba salir hasta que me aprendiera el Acta de Recambio Interestelar” –decía Papi sentada en un banco junto con Naruto. Ella solo miraba el cono de helado de vainilla que le compraron-.

“Querrás decir ‘Programa del Intercambio Cultural’” –le corrigió el rubio a Papi probando su paleta de helado sabor vainilla que se compró-.

“Pero esas cosas eran muy difíciles para recordar. Así que, cuando la Exterminadora se distrajo, ¡me escape volando!” –Confesó Papi jugando con su helado-.

“Se dice coordinadora, No Exterminadora” –volvió a corregir el ojiazul para darse cuenta de lo que Papi le decía- “¡espera un momento! ¿¡Te escapaste!?” –Decía él mientras la chica solo asiente con la cabeza- “¡Lo que hiciste está mal, muy mal!”

“Descuida, descuida. Ya me he escapado antes y la Exterminadora nunca se enoja… pero dijo que la próxima vez que lo hicieron, me iban a desflorar. ¿Me pregunto que significara eso?” –preguntó la Harpía queriendo saber lo que es eso de “Desflorar”-.

“¡¡¡Es deportar!!!” –Aclaró el Uzumaki sabiendo que quiso decir la peliazul con “Desflorar”- “¡¡¡Estas en serios problemas!!!”

“¿En problemas…?” –repitió Papi nerviosa, en eso su cono de helado se le cayó al suelo para que la chica gritara- “¡Ahhhh! ¡No alcance a probar un solo bocado! ¡Es tan difícil de sostenerlo”! –Dijo ella mostrando sus “pulgares” y comenzar a llorar por su helado-.

‘No es de sorprender con esas manos que tienes’ –pensó Naruto sintiendo lastima por la Harpía- oye, ¿quieres de mi helado? No tengo mucha hambre –le ofreció su paleta de helado a la chica-.

“¿¡De verdad!?” –Preguntó Papi recuperando de la pérdida de su helado, Naruto solo le responde con un ‘si’ para luego arrodillarse frente al rubio- “en ese caso, ¡buen provecho! –empezó a lamer el helado mientras el rubio lo sostenía-.

“Oye, ¿podrías sostenerlo tú misma?” –preguntó el rubio viendo a Papi con la paleta en su boca-.

“Peho pohia tihaho dhe nuevho, ¡Ashi qhe soho shoshtenho poh mih!” (Traducción: Pero podría tirarlo de nuevo, ¡así que solo sostenlo por mí!) –Fue lo que dijo Papi aun con la paleta en su boca-.

La chica empezó a degustar la paleta de un modo muy “único”, para así decirlo. Ella daba gemidos de gusto al disfrutar del helado, pero por alguna razón Naruto se sentía muy incómodo al respecto.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

Las chicas observaban la curiosa forma de como Papi probaba la paleta de Naruto para luego sonrojarse, muchos hombres presentes se desmayaron los las ideas que pasaban por su cabeza. Solo Temari era la única de los presentes que desvío la mirada y empezar a sudar, cosa que llamo la atención de Hinata.

“¿Ocurre algo malo, Temari-san?” –Le preguntó a la rubia que se puso tensa y negar con la cabeza- “es que de repente actúas de forma extraña” –señaló mientras se ideaba una idea de lo que pasaba con Temari-.

“¡N-N-No te metas en mis asuntos personales Hyūga!” –Dijo Temari más que nerviosa-.

“Solamente digo lo que yo veo, y por la forma que reaccionaste al ver a Papi tomando helado, algo me dice que…” -decía la Hyūga hasta que Temari la interrumpe-.

“¡¡TE DIJE QUE NO TE METAS EN MIS ASUNTOS PERSONALES!!” –levantó la voz para que todos se queden viéndola y que se avergüence más lo de que esta-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“E-Esto luce algo… inapropiado…” -decía bastante nervioso para luego ver que algunas personas, en la mayoría mujeres, lo miraban y murmuraban cosas como ‘¿Qué están haciendo?’ ‘¡No mires!’ ‘Apuesto que es un pervertido’- “¡Muy bien! ¡¡Eso fue todo, no más helado!!” –decía el retirando la paleta de la boca que la peliazul, pero al hacerlo, Papi quedo salpicada con restos del helado en toda su cara, cabello y en todo su cuerpo, como si ella estuviera cubierta de…ya saben que-.

“Awww, quede toda pegajosa” –se quejó Papi viendo los restos del helado en todo su cuerpo mientras Naruto gruñía y apartaba la mirada para no meterse en más problemas-.

“L-Lo mejor es que vayamos a un baño p-para que te limpies” –señaló Naruto- “por suerte hay uno en el par… ¡QUE ESTAS HACIENDO!” –Gritó fuertemente al ver como Papi se desnudó en frente de todo el público y se metía a la fuente-.

“¡Me voy a bañar!” –Dijo Papi que al parecer, no tenía nada de vergüenza en estar desnuda frente a todos- “¿esto es un baño para pájaros?” –preguntó ella-.

“¡¡¡No, no lo es!!!” –Respondió Naruto completamente rojo- “¡¡¡no me vengas a cambiar el tema, ¿Qué haces desnuda en la fuente?!!!”

“-¿Qué? ¿Acaso te bañas con la ropa puesta?” –a Naruto casi se le cae la mandíbula al oír que Papi se burlaba de el-.

‘Esa cabeza de chorlito se burló de mi’ –pensó Naruto que no se lo podía creer- “¡¡¡Sal de ahí, hay niños viendo…!!!” –ordenó el pero Papi se zambulló a la fuente-.

“¡Ahh! ¡Esto se siente tan bien!” –Decía Papi flotando en el agua de la fuente- “¡No tenía idea que habían baños para pájaros en medio de la ciudad!” –Mientras disfrutaba del agua, mucho de los presentes, en especial los hombres, observaban a la Harpía flotando en la fuente sin importar que la miren desnuda-.

‘Viejo, esta chica… ¡no tiene idea de cómo actuar en la sociedad humana!’ –Pensó Naruto todo rojo- ‘incluso si es solo una niña, debe de haber un límite para su estupidez’ –en eso salió de sus pensamientos cuando Papi atrapo el rostro de Naruto con unos pies/garras y lo jalo para que se meta a la fuente-.

“¡Deja de estar soñando despierto! ¡Vamos, juega conmigo!” –Decía Papi que sostenía la cabeza del rubio dentro del agua-.

“¡¡Oye, detente!! ¡¡Me estoy ahogando!!” –gritaba Naruto tratando de liberarse pero para su sorpresa fue que Papi tenía la fuerza suficiente para que no se escapara-.

“¡Los encontré!” –Papi soltó a Naruto que dejo de luchar cuando escucho la voz de Miia que se acercaba al lugar-.

“¿Miia? ¿Cómo es que nos encontraste?” –Preguntó Naruto que no se esperaba que Miia fuera a buscarlo por sí sola, pero luego quedo mudo al ver la expresión de ira de la pelirroja.

“¡¡¡Tu, cerebro de pájaro!!! ¡Primero secuestras a mi Dārin, ¿y ahora esto?!” –decía Miia mas que furiosa y con una mirada de mostraba ira y ¿celos?- “¡¡qué envidia!!”

“¿¡Nani!?” –Fue una gran sorpresa para el Ex-Shinobi que Miia solo se enfadara por tenerle celos a Papi- “¿¡Pero qué cosas estas diciendo!?”

“¡¡Yo también quiero poder fugarme con mi Dārin! ¡Te voy a matar!” –Amenazó Miia a Papi, cosa que preocupo al rubio que se lleve una pelea entre las dos chicas-.

“¿¡Qué!? ¿¡Quieres pelear!?” –Ahora Papi era la que quería pelear con Miia-.

“¡Oigan ustedes dos! ¡Ni se le les ocu…! ¡¡GAAAH!!” –el rubio quiso calmar a las pero fue atrapado junto con Papi por la cola de Miia que los apretaba con mucha fuerza-.

“¡¡Niña mala!! ¡¡Te herviré junto con tu enorme trasero y los hare sopa!!” –decía Miia que ejercía más presión en el agarre, de paso le rompía unos huesos a Naruto-.

“¿¡A quien le dices ‘trasero enorme’ teniendo esas cosas tan grandes!?” –decía Papi que logro liberar una de sus piernas y dar un zarpazo a la camiseta de Miia y dejar al aire sus pechos, y para la mala suerte del rubio, el zarpazo le llego entero a su cara- “¡vamos, te reto a que vuelvas a decir eso de nuevo!” –Desafió la peliazul a la Lamia-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“No es cierto, esto no es cierto…” -murmuraba Temari que vio las escenas de Papi y en especial en la que ella se desnuda sin vergüenza- “esa Chibiko me está dejando en ridículo… ¡y para el colmo, yo no tengo el trasero tan grande como ella!” –Empezó a comparar tamaño su trasero con el de la harpía-.

“Maldición, yo creía que tenía mejor cuerpo pero los pechos de esa copia barata son más grandes que los míos” –ahora Hinata empezó a comparar su busto con el de Miia- “¿Cómo es posible que me supere esa víbora peliteñida?”

‘Ahora seremos las ‘planas’ de las naciones elementales’ –pensaban unas frustradas Sakura, Tenten, Ino y Hanabi viendo el busto de Hinata y Miia-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“¡¡¡YA DEJEN DE ESTAR PELEANDO!!!” –Intervino el Uzumaki que se cansó de ser lastimado por Miia y Papi que dejaran de pelear- “¡¡¡NO PUEDEN TENER UNA PELEA DE GATA A LA MITAD DE…!!! ¿Eh?… ¿nadie las está observando?” –Tanto el cómo las chicas vieron que nadie del publico vio la pelea, más bien, el público estaba poniendo atención a otra cosa- “¿Qué está pasando?”

Los jóvenes vieron lo que estaba pasando, todo el mundo observaba con preocupación a una niña de tan solo 10 años sujetada fuertemente a la rama de un árbol para no caerse y de paso llamaba a su mamá para que viniera a salvarla. Muchos de los presentes no sabían que hacer mientras que otros pedían a gritos que llamen a los bomberos.

“Esa niña ¿no puede bajar, o es que ella no sabe volar?” –Preguntó Papi viendo a la chica sujetada a la rama del árbol-.

“¿Eso no es peligroso? ¡Alguien tiene que rescatarla!” –Dijo Miia preocupada por la seguridad de la niña-.

“¡¡Lo único peligroso es que estén desnudas!! ¡¡Pónganse sus ropas!!” –ordenó Naruto para que las dos chicas, le pase su camisa a una apenada Miia para que se cubriera y regresarle la ropa a Papi, luego se enfocó su atención a la niña que no paraba de llorar- “pero viejo, esto es peligroso… ¿Qué debemos hacer?”

“¡Déjenselo a Papi! ¡Simplemente la bajare a picotazos!” –dijo Papi ya vestida y se preparaba para volar-.

“¡Espera, detente!” –Naruto iba a detener a la Harpía que se elevó unos centímetros y estrellar su rostro contra el suelo- “¿Eh?” –el rubio no comprendió lo que pasaba cuando Papi se estrelló-.

“No puedo volar, mis alas están mojadas y pesadas” –señaló Papi para que Naruto y Miia suspiraran de que la peliazul sea tan despistada-.

“Papi, escúchame… ¡los humanos no son como las harpías! ¡No podemos simplemente ‘despegar’ y volar como tú! ¡Caer desde lo alto puede ser realmente peligroso o incluso mortal para nosotros!” –Regaño Naruto a Papi- “mira, lastime el pie cuando caí antes” –mostrándole la herida que tenía en su pie derecho para que la harpía se sienta culpable-.

“¡No te preocupes Dārin! ¡Yo me encargare de esto!” –Decía Miia que ahora usaba la camisa de Naruto para cubrir sus pechos- “¡trepar arboles es una de las especialidades de las Lamias!” –dicho eso, la pelirroja comenzó pego su cuerpo al árbol y subió a gran velocidad para que el público observe sorprendido lo que veía- ‘¡muy bien! ¡Salvare a la niña, y le mostrare a Dārin lo genial que puedo ser!’ –Pensaba Miia que seguía trepando hasta que se topó con muchas ramas que bloqueaban su camino- “¡Ow ow! ¡Cielos, ¿pero cuantas hojas tiene este árbol?! …¿Eh? ¿Dónde está la niña? …¡¡Ow ow ow ow!! ¡¡Rayos!! ¡¡Me atasque!!”

“Mamá… Mamá…” -repetía la niña aferrada al árbol, esperando de su madre viniera a rescatarla. En eso ella escucho el crujir de unas ramas para ver que era ese sonido-.

“…Te EnCoNtRe” –la niña vio con mucho terror lo que parecía ser un fantasma, pero se trataba de Miia cubierta de ramas y hojas que le dio un aspecto aterrador-.

“¡¡EEEEEEK!! ¡¡UN FANTASMA!!” –Gritó la niña aterrada al ver el “fantasma” que termino soltándose de la rama del árbol-.

Todo el mundo entro en pánico al ver la pequeña cayendo, Miia quiso atraparla usando su cola pero no la alcanzo, de pronto Papi logro volar y atajar a la niña en el aire usando su cuerpo para el alivio de todos los presentes y Naruto hasta que notaron que la peliazul no podía elevar vuelo.

“¡Gh…! ¡Mis alas aún siguen muy pesadas! ¡No puedo…!” -decía Papi que por más que aleteaba no podía mantenerse en el aire para cerrar sus ojos y esperar el golpe, cosa que no ocurrió cuando algo amortiguo la caída, abrió sus ojos y ver que Naruto uso su cuerpo para salvarla a ella y la niña- “¿me sálvate?” –pregunto ella al rubio que recuperaba el aliento por el golpe que recibió-.

“Papi… buen trabajo…” -decía Naruto levantando el pulgar a la chica que se alegró-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“No importa si Naruto haya renunciado o no, el siempre estará ahí para salvar a los demás” –decía Sakura admirando a su ex compañero de equipo y amigo-.

“Tienes toda la razón Sakura, Naruto-kun jamás cambiara” –dijo Hinata suspirando como toda una chica enamorada-.

“Si hubiera dado cuenta antes de lo increíble que es, de seguro que yo sería su novia” –habló Ino provocando que la Hyūga desee asesinarla- aah… perdí mi oportunidad.

“No eres la única. A veces imagine de cómo sería mi vida con él y compararla con la que tengo con Shikamaru… ambas perdimos nuestra oportunidad” –dijo Temari sin notar que Hinata empezó a enfadarse por sus comentarios-.

“Al menos me gustaría haber intentado haber salido con él aunque sea como amigos, he escuchado que muchas mujeres iban tras el por lo bien parecido” –dijo Tenten uniéndose a la conversación-.

“Si yo fuera de la edad de Naruto-san o que él sea de la mía, yo le pediría que sea mi prometido. Tendríamos una gran familia con un hijo y una hija y que se convierta en el próximo Hokage” –dijo Hanabi para fastidiar a su hermana porque leyó en su diario lo que ella soñaba si llegaba a casarse con el rubio-.

“¡¡AHORA SI QUE TE MATARE HANABI, VAS A DESEAR EN NO HABER NACIDO!!!” –Estalló la peliazul siendo retenida por sus amigas y algunos miembros de su clan-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

Todo el mundo felicitaba al acto heroico de Papi, Naruto observaba como la madre de la pequeña le agradecía por salvarla a su hija y eso le alegraba.

“Ugh… yo también me esforcé en ayudar…” -decía Miia llorando de forma cómica, tanto esfuerzo pero no sirvió de nada-.

“Descuida, yo soy testigo de que ayudaste” –dijo Naruto dándole ánimos a Miia mientras le quitaba los restos de hoja y rama en su cabello. En ese momento, un oficial de policía montado en una bicicleta llego al lugar-.

“¿Eh? Escuche que había una niña atrapada en un árbol” –dijo el policía confuso buscando a la niña que reportaron, de paso Miia le reclamo por ser tan lento-.

“No se preocupe, la niña ya está a salvo, todo gracias a esta chica” –decía Naruto que se acercó a Papi para acariciarle la cabeza, y de paso Miia se moría de los celos-.

“¿En serio? Buen trabajo, señorita” –felicitó el oficial a Papi para luego ver a la Harpía y Miia- “por cierto, ustedes dos son chicas-no-humanas del intercambio, ¿no?” –pregunto el- “¿Dónde están sus familias anfitriones?” –esa pregunta puso algo nervioso al Uzumaki porque Papi se escapó-.

“Yo tengo a mi Dārin” –respondió Miia poniéndose al lado de Naruto-.

“Pues a mí me dijeron que me iban a desflorar” –respondió Papi que aún no entendía lo que significaba-.

“¡Se dice deportar!” –Corrigió Naruto- “eso significa que te echaran del país” –le susurró a la peliazul que se alarmo bastante y eso pudo notar-.

“Hmmmm… ¿no será que esa chica…?” –decía el oficial viendo a Papi que se aferró al brazo derecho de Naruto. El Uzumaki supo que la chica no quería irse, así que decidió ayudarla-.

“Yo soy su anfitrión. Miia y Papi están asignadas a mi cargo” –declaró el dejando sorprendido a las dos chicas-.

“Dārin…” -Miia quedo conmovida por como Naruto protegía a Papi para que no la echaran del país-.

“Entonces, ¿me podía mostrar su identificación?” –Pidió el oficial a Papi para arruinar el plan del Uzumaki-.

“¡¡¡Demonios!!!” –gritarón las chicas y el rubio ante ese giro inesperado-.

“No se preocupen, aquí justo traigo su identificación” –habló la persona que llego de sorpresa al parque-.

“¿¡Señorita Smith!?” –Exclamarón Naruto y Miia viendo a la coordinadora del programa del intercambio con la identificación de Papi a manos-.

-Minutos más tarde, Casa de Naruto Uzumaki-​

“Este fue un día de locos, pero al final todo salió bien” –decía Naruto que le sirvió una taza de café a las chicas y a Smith- “me sorprendió de lo rápido que obtuvo la identificación de Papi” –menciono el-.

“Pues ya la tenía conmigo desde hace tiempo” –decía Smith, y Naruto pregunta por qué- “lo que pasa, es que no pudimos encontrar a una familia anfitriona que estuviera dispuesta a lidiar con una pequeña prófuga” –señalando a Papi sentada en un sillón tomando chocolate caliente tranquilamente- “así que, vine para acá para forzar… ¡ejem! Quiero decir, vine para pedirte de favor que te hagas cargo de Papi” –aclaró ella omitiendo lo de obligar al rubio que se encargue de la peliazul-.

“¿¡Usted es la Exterminadora que se le escapó a Papi!?” –mencionó el rubio dejando confusa a Smith con lo de la Exterminadora- “¡Entonces…! ¿¡Eso que quiere decir que…!?”

“¡Sip! ¡Papi, bienvenida a tu nuevo hogar!” –Dijo Smith para sorpresa de Naruto y Miia-.

“¿¡En verdad!?” –Preguntó Papi más que feliz de vivir con Naruto-.

“¿¡QUEEEEE!?” –Al parecer, a Miia no le agrado mucho la noticia de que la peliazul viviera bajo el mismo techo-.

“Papi, este joven es el señor de la casa, así que debes hacerle caso” –dijo la coordinadora a Papi-.

“¡Okay!” –Respondió la peliazul más que feliz en su nuevo hogar, por otro lado, Miia aún no reaccionaba, ella seguía en shock de que Papi viviría con ellos-.

“¡Espere un momento! ¿¡En verdad piensa que sea una buena idea tener a dos chicas bajo mismo techo!?” –Cuestionó Naruto sabiendo que Miia puede ser muy celosa-.

“¡Estoy segura! ¡Todo saldrá bien!” –Respondió la pelinegra como si nada-.

“¡En serio no tiene idea de cómo hacer su trabajo, ¿verdad?!” –Reclamo el rubio de lo negligente que puede llegar a ser la Coordinadora-.

“Muy bien entonces. Papi, no vuelvas a escaparte” –pidió la pelinegra para que la peliazul asienta con la cabeza-.

“¡No se preocupe! Sé que no soy muy lista para entender ciertas cosas, pero aprendí algo” –decía Papi que corrió hacia Naruto y apegarse a uno de sus brazos- “solo debo quedarme junto a mi esposo, ¿no? ¡Mucho gusto, esposo!” –Declaró ella muy feliz- “¡esposo, vamos a tomar un baño! ¡Podemos continuar donde nos quedamos!” –Papi jalaba del brazo al rubio para ir al baño-.

“¡O-Oye! ¡No me tires!” –Decía Naruto un poco sonrojado, luego ambos jóvenes se detuvieron cuando se toparon con Miia que parecía estar… ¿tranquila?- ¿Miia?

“¡Seguro, adelante! Dārin, encárgate de Papi-chan” –dijo Miia que no parecía estar ni molesta, ni tampoco furiosa, y eso se les hacía raro a Naruto y Smith-.

“Qu… ¿está bien?” –dijo el rubio no muy convencido porque la pelirroja se comportaba muy tranquila-.

“Claro que estoy bien, solo ve y báñate con Papi-chan, yo esperare aquí” –respondió Miia que seguía tranquila para que Naruto y Papi se dirijan al baño- ¡no se demoren demasiado! –decía ella-.

“Bueno, eso fue sorprendente Miia. Yo pensé que estarías enojada, o estallaría de celos como siempre” –decía Smith conociendo el carácter de Miia-.

“¿¡Po-po-porque habría de estar molesta!? Admito que es un poco molesto que alguien llegara a nuestra casa sin previo aviso” –decía ella cruzándose de brazos debajo de sus pechos, haciendo que se vean más grandes- “pero Papi-chan es una niña, ¡Ella solo es una niña! ¡¡No es nada más que una niña!! ¡¡¡Solo-Es-Una-Niña!!! ¡¡¡Mientras que yo la aceptare como la adulta que soy!!!” –finalizo ella tratando de calmarse-.

“Oh… pero Papi tiene la misma edad que tu Miia” –mencionó Smith para que Miia se ponga muy tensa- “puede que ella tenga un cuerpo pequeño, pero eso es para que ellas puedan volar. Por eso lucen mucho más jóvenes” –términó de explicar la coordinadora mientras que Miia fue a gran velocidad hacia el baño para derribar la puerta con su cola, y de paso golpear a Naruto con la puerta-.

“¡Dārin, yo me encargare de ella!” –Gritó Miia dejando a Papi en shock y al Uzumaki aplastado por la puerta-.

-Minutos después-​

“¡Ahora escucha Papi! ¡Dārin es solo mío! ¿¡Entendido!? ¡Así que no le pongas un dedo encima!” –Decía Miia dentro del baño mientras le lavaba el cabello a Papi-.

“Pero Papi no tiene dedos~” -respondió la Harpía creyendo que era un juego-.

Mientras ellas seguían en el baño “discutiendo”, Naruto se encontraba tirado en el piso con la cabeza ensangrentada por el golpe que recibió por parte de Miia.

‘Mi cuerpo… me duele… demasiado…’ –pensaba Naruto que cayo inconsciente-.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-​

“Quien lo diría… Papi es le da misma edad que Miia. En verdad no sabía eso de las harpías lucieran pequeñas para que puedan volar” –señaló Sakura- “en verdad que este programa es muy bueno, se aprende mucho de las interespecies.”

“Los guionistas deben ser unos genios para crear cada detalles de los personajes” –mencionó Ino- pero lo que me sorprende es que Miia y Papi se vean idénticas a…” -cuando Ino hablaba fue callada por Tenten y Hanabi le taparon la boca para que no siga hablando-.

“Ni se te ocurra mencionar el nombre de esas dos” –le susurró Tenten a la rubia- si lo haces seria tu fin.

“Solo mira a mi hermana y Temari-san” –señaló Hanabi a las mencionadas que estaban rodeadas de un aura maligna-.

‘Las odio, las odio, las odio. ¡Demandare a la televisora o la destruiré!’ –pensaba Hinata que ya empezaba a verse como una maniática, luego Temari agarro a Tenten de sus ropas y empezar a zarandearla-.

“¡¡Escúchame moñitos, quiero que me des todos los explosivos que tengas…y lo quiera ahora!!” –Gritaba la rubia que no dejaba de zarandear a la experta en armas más que mareada- “¡¡voy a destruir el canal para que dejen de transmitir ese tonto programa de una vez!!”

Sakura, Ino y Hanabi se atrincheraron en un rincón de la sala usando algunos muebles como protección mientras muchos de los miembros presentes salieron huyendo para no ser víctima de la iras de las Kunoichis que maldecían sin parar a sus otros yo que volvieron a humillarlas en vivo.


Fin del capitulo​
 
Arriba